Tras el caso de una bebé de tres años que fue violentada por un hombre, el gobierno de Perú está considerando la castración química para todos los violadores de menores de edad.

En Chiclayo, capital de Lambayaque en Perú, una bebé de tres años  fue violada por un hombre de 48 años. El caso levantó una ola de protestas por personas que exigían justicia, llevando a que el gobierno peruano proponga la castración química.

Fue el pasado 12 de abril cuando los familiares de la niña de 3 años denunciarían su desaparición, y la encontrarían con un hombre de 48 años que habría abusado sexualmente de ella.

El hombre fue arrestado por los delitos de violación sexual y secuestro de una menor de edad y ya recibió la cadena perpetua.

Las calles de Lima, entre otras ciudades de Perú, se llenaron con la indignación de las personas, quienes protestaban y pedían castigar al hombre con la pena más alta posible, la cadena perpetua. Cosa que el gobierno peruano cree insuficiente, pues evalúan la castración química como nuevas políticas públicas que salvaguarden los derechos humanos de los más indefensos.  

“Basta ya de tanta violencia, los crímenes de violencia sexual contra los niños y niñas no serán tolerados por este Gobierno, ni quedarán impunes. El dolor de esta familia también es el nuestro, me siento indignado ante tanta crueldad”, dijo el presidente de dicho país, Pedro Castillo, a través de un comunicado.

La menor está siendo tratada con los cuidados médicos correspondientes, así como ayuda psicológica y asesoría jurídica y defensa legal gratuita para los padres de la niña.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado