Postal: ¡Gracias, doctores Eloy Monge y Carlos Lupián..! El pasado martes 16 de julio, después de 40 días de recuperación, parcialmente fui dado de alta tras la intervención quirúrgica de vesícula que fui sujeto, por las circunstancias que en forma superficial refiero... Lo de parcialmente, es porque mi Médico me dijo: “ya estás bien, pero guarda cuidados durante otros 40 o 50 días, esto es hasta fines de agosto” …. Anticipo mi reiterada gratitud a Dios y a los doctores Eloy Monge Montiel y Carlos Lupián Gómez, junto con todas las personas vinculadas a esta etapa de mi vida, quienes conjuntaron sus saberes, atenciones y esfuerzos para permitirme nuevamente estar en circulación por mi propia movilidad, pues casi en ningún momento dejé de ser activo para laborar y producir, a fin de estar con nuestro Auditorio en los comentarios radiofónicos y con nuestros lectores de Grupo Diario de Morelos... Debo referir como mensaje, que por cuestiones de mi indebido comportamiento compliqué las circunstancias de salud que me pusieron en riesgo de vida... Explico lo anterior, a efecto de que quien lo considere pertinente tome en cuenta lo que no se debe hacer cuando haya una manifestación orgánica que requiera o reclame la atención médica y hospitalaria que sean necesarias... Por cuestiones familiares, a finales de mayo en compañía de mi esposa Laura Toledo fuimos de visita a ver a su hermana Lorena y su esposo Manuel Cuevas, allá por los rumbos de Houston en Texas, donde tras ser recibidos con todas las atenciones y generosidades que les caracterizan como una feliz pareja y familia que progresan como migrantes en la Unión Americana, luego de verse obligados a partir de nuestros lares morelenses tras ser agredidos... Ellos, sus hijas y sus nietas fueron todo bondad y amabilidad... ¡Muchas gracias Lore y Manuel..! Invitado por Manuel, allá fuimos a conocer su ahora nuevo espacio habitacional y vivencial campirano… Mientras él cumplía con sus trabajadores la atención económica de fin de semana, me fui a caminar por los espacios de su terreno durante más de 30 minutos, equivalentes para mi andar a 2 y medio kilómetros de recorrido… Fui llamado para subir al vehículo, cuyo aire acondicionado por razón del calor texano, amén de necesario estaba bastante bajo en la temperatura; de inmediato sentí un dolor en el pecho abajo del esternón con inclinación hacia la parte derecha, por lo cual consideré simplemente que “me había entrado un frío” en la parte bronquial… ¡Que equivocación..! Llegamos a la casa de la familia y por las dolencias simplemente me fui a recostar en una hamaca, donde el dolor se incrementó junto con la incomodidad y la inestabilidad corporal, lo cual me obligó a buscar el refugio de la recámara; ello fue el sábado 1 de junio cuando en las primeras horas de la tarde, la familia había convocado a sus invitados para celebrar el cumpleaños de la pequeña Noemí, hija de Nátaly Cuevas nieta e hija de Lore y Manuel, motivo por el cual todos se movilizaban en la parte externa de la casa para participar en la organización del festejo; entre ellos estaban las tías de las festejada Elizabeth y Estéfani Cuevas, hijas de mis anfitriones, junto con Sara, la pequeña hermana de la cumpleañera… Durante la celebración yo permanecí recostado y a medio dormir, pues el dolor se manifestó con más dureza, por lo cual pedí a mi Esposa acelerar el retorno a México… El vuelo de urgencia fue al día siguiente, domingo a medio día; nos tocó la última hilera de asientos que no se reclinan… Yo iba enchamarrado pese al calor dominical dominante en aquellos rumbos, por lo cual en alguna forma llamaba la atención de las azafatas, quienes según el decir de mi Esposa, sólo me observaban extrañadas mientras dormitaba, pero no dijeron nada... La llegada a México y de ahí a Cuernavaca fue casi terminada la tarde de ese domingo que se me hizo eterno... (Continuará...) 

Post Data: ¡Peligro de epidemia o pandemia..! Por Europa, Estados Unidos y otros lugares, han surgido brotes del temido mal conocido como Sarampión… Todo parece indicar que ya llegó a México donde hay algunos casos... Respecto al Sarampión, se tienen todos los temores por sus daños, como consecuencia de la movilidad humana en los medios de comunicación… El riesgo de una epidemia o una pandemia están latentes por lo cual no basta con discursos pueriles... ¡Urgen acciones preventivas protectoras..! ¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Pablo Rubén Villalobos
[email protected]


Últimas Noticias