Nuestros compas que viven en la colonia o barrio popular conocido como Patios de la Estación, deben estar de plácemes luego de que ha continuado la entrega de escrituras que les acredita como propietarios de sus respectivos terrenos o casas, construidas en ese singular espacio ahora céntrico de Cuernavaca… En el ayer porfirista, Los Patios de la Estación del Ferrocarril México-Cuernavaca, fueron sembrados para las llegadas, salidas movilizaciones, cargas y descargas de ese transparente instalado en las goteras o lejanías de la naciente Cuidad de Cuernavaca, donde prácticamente no había nada ni habitaba nadie…Al pasó de los decenios, Los Patios de la Estación se fueron poblando con trabajadores del ferrocarril y gente que llegaba y se atoraba para quedarse a vivir “provisionalmente”, gracias a nuestro clima como pudieron y se los permitieron los ferrocarrileros y las autoridades federales, por ser un espacio propiedad del Gobierno de la República, y ahí se quedaron, se multiplicaron y enrizaron… Al principio decenas y luego cientos de familias poblaron Los Patios de la Estación, cuyas viviendas fueron decenas de furgones abandonados por la Empresa Ferrocarrilera, donde se alojaron 2,3 y hasta 4 familias en cada uno, con todas las carencias y falta de servicios, a quienes se sumaron como habitantes otros de los llegados que construyeron endebles casas de cartón o desperdicios de láminas y maderas con débiles techumbres, para ser pequeños amontonamientos humanos… Conforme pasaron los lustros, el suministro de agua y electricidad fueron sustraídos de los depósitos donde se cargaban las máquinas de vapor y los viejos postes que sostenían los cables, a los que se les colgaron cientos de “diablitos” como tendederos encrucigramados, para jalar o mejor dicho robarse la energía y tener luz en sus modestísimo cuartuchos, sin drenajes ni tuberías y sólo con pequeños canales que arrastraran bien los desechos y basura que ahí tiraba el vecindario… Más de dos decenas de Gobernarte desde Vicente Estrada Cagigal hasta el del anterior sexenio Graco Ramirez, junto de una treintena de presidentes municipales hasta la anterior Administración, ofrecieron, prometieron y comprometieron pero no pudieron, ni supieron cómo resolver las vergonzantes circunstancias de vida de los vecinos de esos Patios, donde vivían y viven niños, jóvenes, adultos, ancianos, mujeres y hombres en vergonzantes condiciones inhumanas… También ciudadanos como la Arquitecto Eulalia Silva de Becerril le entró a la Terminal de la Estación para tratar de rescatarla, hecho que se logró con la participación del citado gobernador Graco Ramirez y aprovechada hasta la fecha para cuestiones culturales por el entusiasta Tito Quiroz, tiempo éste en que se hicieron ciertas obras de pavimentación, introducción de agua, drenaje y energía eléctrica, para beneficio de esos resistentes y sufridos habitantes… Al inicio del actual sexenio, el acalde Francisco Antonio Villalobos se acercó y fue atendido por el Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, quien con sensibilidad humana y decisión política acepto el reto, acordó y ordenó entregar a los propietarios de predios y viviendas de Los Patios de la Estación sus escrituras de propiedad, que él entregó en su primera etapa… Ahora la secuencia de entrega se realiza gracias a la labor del Notariado que ha tenido esa continuidad como encargo y algún funcionario del Gobierno del Estado…Enhora buena por nuestros paisanos, conciudadanos y vecinos de Los Patios de la Estación, quienes no deben olvidar a quienes les propiciaron estos beneficios… ¡Ahí se las dejamos..!¡Hasta mañana será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos [email protected]

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado