¡Vida Nocturna RIP..! Los habitantes de Morelos en sus ciudades como Cuernavaca, Cuautla, Jojutla, Puente y Yautepec, al igual que en sus poblaciones, durante el siglo pasado y hasta la década de los 80s, siempre tuvieron poca vida nocturna, salvo en sus zonas de tolerancia o Zona Roja, de algunas municipalidades como las mencionadas, más las de Tlaltizapán, Jiutepec y Zacatepec, que funcionaban a placer por el placer, mientras en los otros espacios la tranquilidad nocturna era casi conventual… Los ansiosos que buscábamos algún lugar para divertirnos fuera de la Zona Roja, queríamos saber en qué pueblo o ciudad había un buen bailongo, fuera o no la feria lugareña...

En los asoleaderos, corrales de toros, zócalos y en las canchas deportivas, eran los lugares pueblerinos… En el caso de Cuernavaca la velada era en los salones de los grandes hoteles, como el Mandel, Chula Vista, Los Canarios, el Casino Militar, el Casino de la Selva y otros, donde había buenos bailes… En todos ellos las orquestas como Acerina y su Danzoneara, Pablo Beltrán Ruiz; Pérez Prado, Ingeniería, Arturo Núñez, Luis Alcaraz, Los Solistas de Agustín Lara, la Sonora Matancera, los Violines de Villa Fontana y algunas más, que con gran éxito eran contratadas, promovidas y presentadas… En los 80´s se inició la vida nocturna del Estado, particularmente en Cuernavaca con las llamadas discoteques, algunas hasta nuestros días con los cambios necesarios se convirtieron en antros...

La llegada de cientos y hasta miles de parroquianos los fines de semana, llegaban para disfrutar esa vida nocturna de Cuernavaca y otros lugares que estuvo en auge...

De 15 años para acá, por la inseguridad, las confrontaciones, levantones, secuestros y asesinatos, esa vida nocturna pasó a mejor vida...

En la actualidad tanto en las ciudades como en los pueblos morelenses, la vida nocturna volvió a ser como a mediados del siglo pasado, cuando a las 8 ó 9 de la noche llegaba el silencio, pero ahora por el temor de quienes aquí vivimos frente a los del crimen organizado y desorganizado...bares, cantinas, cabarets, zonas de tolerancia, discoteques, antros y otros tugurios por el estilo brillan por su ausencia, salvo los que se la juegan, pues los empresarios han cerrado y emprendido el vuelo hacia horizontes más favorables no sólo por la vida nocturna sino por la diurna que aquí se ha visto afectada por tanto desorden, criminalidad e inseguridad, que en el curso del sexenio anterior y lo que va del presente se han recrudecido...

 Hoteleros, restauranteros y los que queda de otros negocios nocturnos claman por la seguridad, unos para continuar con su trabajo y otros para ver si es posible reabrir puertas...

Recientemente, por ahí apareció el secretario de Desarrollo Económico y Turismo de Cuernavaca Andrés Rémis, para tratar de poner ante las autoridades correspondientes lo que ha recogido como peticiones, demandas y reclamos por parte de los empresarios que aún sobrevivan y a quienes no les queda de otra más que seguir porque no les alcanza para emigrar a ninguna parte, por su circunstancia económica...

La esperanza es que entre las huestes que comanda José Antonio Ortiz Guarneros, los de la Guardia Nacional, los cuerpos policiacos y las fuerzas militares, logren coordinar esfuerzos para que se recuperen la seguridad y tranquilidad en el Estado, a fin de que la vida de diversión y esparcimiento diurna y nocturna, retornen a Morelos...

 ¡Ahí se las dejamos! ¡Hasta mañana que será un día más..!

Por: Pablo Rubén Villalobos / pablorubenvillalobosh@hotmail.com