Organizaciones internacionales que están al pendiente de casi todas las rutas aéreas del mundo, hicieron denuncia oportuna y pusieron el índice de fuego dirigido a nuestro País, tras informar que nuestro espacio aéreo es del alto riesgo, tanto para los vuelos de pequeñas aeronaves como de las gigantes de la Aeronáutica Nacional e internacional… En las primeras denuncias se dejó entrever sin especificar la cantidad de acercamientos entre aviones y avionetas, por equivocaciones en el control del tráfico aéreo, en responsabilidad del Gobierno de la República, cuyos voceros en principio trataron de evadir para luego de reconocer, intentar minimizar que sólo había el caso de “un vuelo” cuyas naves tuvieron cierta cercanía… Sin embargo, por una peligrosa emergencia en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, luego de que un gran avión de pasajeros se vió obligado a maniobrar de emergencia para recuperar altura y no chocar con otra gran aeronave que rodaba en una de las pistas, fue suficiente para abrir la cloaca en que se debate el control de vuelos en nuestro País, pues tras éste incidente salieron las denuncias ante los medios de comunicación por parte de particulares que como pasajeros vivieron momentos de terror, al igual que algunos pilotos, azafatas, personal de apoyo, agrupaciones de ellos y controladores de vuelo del País y del extranjero, con algunos que también denunciaron porque fueron despedidos y reemplazados por improvisados o no aptos, quienes anticiparon la peligrosidad en que se desenvuelve el tránsito aéreo en México, en tiempos de la “Cuarta Transformación”… Consecuencia de ese lamentable evento vivido en el Aeropuerto Benito Juárez, el cuál por fortuna no provocó una desgracia mayor, vino la inmediata separación, cese o renuncia del Titular del Control de Vuelos al servicio del Gobierno de México, luego de lo cual hubo otras denuncias, con señalamientos de complicidades, nepotismo, tráfico de influencias por cuanto a los nuevos encargados, para dejar al descubierto que muchos de esos actuales controladores de vuelos no sólo no están preparados, sino que muchos de ellos amén de improvisados, no tienen la capacidad, saberes, experiencia y conocimientos suficientes, para cumplir debidamente tan delicada responsabilidad…Lo anterior obligó a los reporteros “de la Fuente de la Presidencia” a cuestionar sobre lo escabroso del tema al mandatario López Obrador, quien desde el Atril Mañanero, no sólo trató también de minimizar la realidad que se vive en nuestro Espacio Aéreo Nacional, sino que procedió a significar “la cereza de su pastel” que es el Aeropuerto Felipe Ángeles en responsabilidad del Ejército Mexicano, al mismo tiempo de hacer señalamientos como presuntos responsables que sólo son los fantasmas o patrañas de AMLO, para acusar por esa realidad que sufren y viven cientos de miles de pasajeros y decenas de miles de trabajadores de las empresas aéreas, con su trillada referencia de que todo eso es provocado por sus contrarios, adversarios o enemigos y peor aún según dijo, por “la prensa neoliberal y conservadora”… Pareciera que con ello, López Obrador, tapa el pozo que esperamos no vaya a tener ningún accidente donde ser tenga que lamentar la fatal circunstancia por el o los aviones ahogados … Cabe y desde luego le sugerimos al Presidente López Obrador, que ya le pare con lo desgastado de sus “neoliberales, conservadores y traidores a la patria”, para tratar de cubrir las fallas, abusos, equivocaciones o rechazos justificados, que tengan él o sus funcionarios, por sus errores y desempeños ¡Ahí la dejamos! ¡Hasta mañana que será un día más!

Por: Pablo Rubén Villalobos

pablorubenvillalobosh@hotmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado