Piquetazo y Puyazo… ¡De ultratumba…Levantones, desapariciones y asesinatos imparables..! Más allá de lo ocurrido hasta el fin del sexenio de Vicente Fox por cuánto a la inseguridad creciente sembrada en todo el País, misma que arrancó luego de la masacre del 2 de Octubre de 1968, cuando los desaparecidos, levantados y asesinados según datos oficiales fueron por decenas, pero por los extraoficiales fueron por miles, lo cual dio paso a la magnitud del acontecimiento que a 50 años de reclamos como genocidio, ya transitarón los sexenios de Luis Echeverría, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y el propio Fox, durante los cuales las masacres y los muertos por distintos rumbos nacionales se dieron con frecuencia, con señalamientos directos de responsabilidad a los cuerpos policiacos, militares, militarizados y guardias blancas, a quienes se culpa de haber perpetrado esas olas de sangre que en cada etapa gubernamental llegaron a sumar los muertos por decenas, docenas y hasta por cientos, muy lejos en las cantidades homicidas de lo acontecido, y registrado en los dos últimos sexenios… En el del panista Felipe Calderón cuya torpeza le llevó a declarar “su guerra” a los del crimen organizado que a final de cuentas perdió, en el País quedaron regados ¡103 mil asesinados! según datos oficiales, mismos que en los extraoficiales llegan a la fluctuación de los 120 mil a 130 mil asesinados… A punto de terminar el periodo de Enrique Peña, los datos oficiales amén de preocupantes causan irritación y escalofrío, pues se informa que son casi 105 mil los asesinados entre diciembre del 2012 y el mes de marzo del 2018, lo cual supera a Calderón… Por informaciones extraoficiales, se sabe que cientos o tal vez miles de desaparecidos o asesinados fueron tirados al mar, por lo cual nada se sabe ni sabrá de ellos, como tampoco de las decenas de miles que en forma clandestina fueron deshechos por los llamados pozoleros, quienes en bidones con ácido y otros elementos, desaparecieron todo vestigio de quién sabe cuántos cientos o miles de personas… Por distintas entidades mexicanas el crimen se enseñoreó, incluso con la participación de los gobernantes y sus huestes de la Seguridad Pública y desde luego la contraparte de ésta representada por los llamados cárteles del crimen organizado y los criminales del desorganizado, quiénes como cucarachas se han extendido a lo largo y ancho de México, bajo el manto de la impunidad, pues sabido es por ellos y por todos nosotros, por los asesinados y desaparecidos, salvo casos muy singulares, todos forman parte del archívese y olvídese… Basta recordar las cientos de fosas descubiertas llenas de cadáveres por los rumbos de Tamaulipas, Veracruz, Guerrero, Morelos, Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Durango, Coahuila, Guanajuato y quién sabe en cuántos estados más, donde los hoyos abiertos a pico y pala o con maquinaria pesada, fueron rellenados con cuerpos de los extinguidos, asesinados o desaparecidos… Como corolario de toda esta turbiedad de la inseguridad creciente por crímenes, que entre asesinatos, levantos y desapariciones se dan a diario, el sexenio de Enrique Peña se lleva las palma de la ignominia por esos 105 mil asesinados, a los cuales faltan sumar todos los que se tengan de abril al próximo mes de diciembre, mismos que quién sabe a cuántos nos vayan a llevar… Y para quien no lo crea, con relación a este lúgubre campeonato nacional del sexenio priísta de Peña, baste referir el primer tráiler repleto de cadáveres con escurrimientos sanguinolientos y grasas, que se detectó como “frigorífico” estacionado por rumbos de Guadalajara, a lo cual se sumó un segundo y entre ambos dejaron al descubierto la nada glorificante cantidad de 400 muertos, asesinados, desaparecidos o vaya Usted a saber por qué otras circunstancias, lo cual encendió los focos rojos del Gobierno de Jalisco y el nacional, que causó conmoción internacional… No pasábamos del asombro por lo tenebroso de este descubrimiento, cuando fue anunciados que en realidad eran doce los tráileres ubicados no sólo en Jalisco, sino en Veracruz, Guerrero y Baja California, lugares donde el crimen se enseñorea… ¿Sin más aspavientos, a dónde llegaremos con Peña Nieto y hacia cuántos nos conducirá AMLO frente a este tétrico Camposanto nacional..? ¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]