Preguntas Ingenuas: ¿Verdades a medias..? ¿Mentiras completas..? ¿Promesas o compromisos..? Lo vivido el pasado 1° de septiembre, fecha tradicional Constitucional dedicada año con año para que el Jefe del Ejecutivo rinda su Informe anual de Gobierno, cumplió en gran parte el ritual no como en los tiempos del PRI, luego muy disminuidos y hasta despreciados con los panistas y el reciente priísta… En esta ocasión, sólo faltaron por los rituales tradicionales, las caminatas o traslados del Palacio Nacional a la Cámara de Diputados de ida y vuelta, entre acarreados, porras, cornetas, matracas, tambores, confeti, banderas y quién sabe cuánto más, para luego llegar al costumbrista besamanos, donde ujieres, comparsas, solidarios y contrarios, concurrían ante el Presidente de la República para felicitarlo, rendirle reconocimientos, pleitesía y con ello el culto a la personalidad, estuvieran o no de acuerdo con el gobernante... En esta ocasión no hubo tal, pues el presidente Andrés Manuel López Obrador a sabiendas de toda la vacuidad que ello lleva como falso fondo, tanto por los acarreos para las vallas de gente, como por lo del besamanos, prefirió no sólo evitarlos sino eliminarlos de su estilo... Sin embargo, luego de que la controvertida secretaria de Gobernación Olga Sánchez se presentara ante los representantes del Congreso de la Unión, entre diputados y senadores para entregar el Documento del Informe y sus anexos, a fin de que los legisladores federales en el llamado Palacio de San Lázaro lo compartieron para su revisión, análisis y dictámenes correspondientes, en Palacio Nacional todo se preparó para escuchar algunos datos y parcialidades de ese “Primer-Tercer” Informe, junto con el mensaje del Primer Mandatario... La concurrencia esperada con aproximadamente 500 invitados, permitió observar al principio algún vacío entre el sillerío que pronto fueron rellenados… Puntual, el corneta de órdenes con oportuna anticipación motivó ponerse de pie y en su lugar a todos los presentes, para recibir al Presidente de la República, quien directamente primero saludó con todo respeto a nuestra Enseña Nacional portada gallardamente por elementos militares... Con toda solemnidad pasó a tomar asiento en la única silla instalada al centro del templete, para ser anunciado a efecto de que pasara al atril a Rendir su Primer Tercer Informe de Gobierno... Estos términos parecieran ser contradictorios pero no, según los explicativos que trascendieron y nos dimos, en el sentido de que en efecto, constitucionalmente fue el Primer Informe, pero para López Obrador fue el Tercero, ya que el Primero lo rindió a los 100 días de iniciado su Gobierno; El Segundo el 1° de julio pasado para recordar el aniversario de su triunfo electoral y el Tercero, el pasado 1° de septiembre día oficial de su Primer Informe... Se advierte la posibilidad de que AMLO al término del 2019 rinda un informe más, lo cual puede ser su Cuarto y sí así sigue en su sexenio, entonces tendremos que aguantar 24 informes, pero como siempre, sólo 6 serán oficiales... Con toda solemnidad y buena lectura en todo momento de dar a conocer el contenido de su Documento, Andrés Manuel cumplió puntual con el texto… Sin embargo, en el momento en que abandonó el Libreto para improvisar algo complementario como lo acostumbra, empezó a hablar a pausas y en algunos momentos en forma balbuceante... Entre las muchas cuestiones que escuchamos en la voz presidencial, pergeñamos algunas cuestiones que aquí dejamos, sólo para recordar si son verdades completas, mentiras a medias, promesas o compromisos... Ahí estaban como oyentes entre otros, algunos diputados, senadores, gobernadores de varios Estados, secretarios de Gobierno, jefes de la Marina y el Ejército; dirigentes de organizaciones políticas y sociales; representantes de instituciones e invitados especiales, con gente proveniente de distintos sectores de la población y relevantes personajes de la Iniciativa Privada... Por cierto, nunca se mencionó si hubo o no representantes del llamado Cuerpo Diplomático acreditado en México, ni titulares de universidades o instituciones de educación superior, como tampoco de ningún dignatario de alguna de las estructuras religiosas, ni gente de su familia... (Continuará..) 

¡Hasta mañana que será un día más..!

 

Pablo Rubén Villalobos
[email protected]