compartir en:

CIUDAD DE MÉXICO.- La caravana de protesta de cerca de 100 “ruteros” que partió ayer de Morelos a la Ciudad de México no obtuvo los resultados esperados, luego de que fue escuchada en la Secretaría de Gobernación pero no satisfizo sus deseos.
Con el secretario de Comunicación de la UAEM, Javier Sicilia, como guía del grupo de vehículos que bloquearon intermitentemente la caseta de Tlalpan, la comitiva arribó por otros medios al edificio de Bucareli, donde sería atendida por el subsecretario Luis Enrique Miranda.
En el patio de la Segob, minutos antes, el senador perredista Fidel Demédicis y el ex perredista Rabindranath Salazar arroparon a los quejosos, alentándolos en su demanda y, en el segundo caso, reprobando la falta de atención inmediata en la instalación.
Luego de aproximadamente un par de horas de diálogo en el salón Abascal de la dependencia federal, entre la comitiva con participación principal de los concesionarios de “rutas” Dagoberto Rivera y Aurelio Carmona, el poeta Javier Sicilia montó en cólera.
Sicilia Zardain, convertido también en vocero sustituto del movimiento de protesta, se mostró molesto –dijo- por sentirse tratado como basura y negado a tratar con funcionarios sin competencia resolutiva a sus exigencias.
De acuerdo con versiones de personal de seguridad, el también poeta intentó bloquear el acceso de vehículos a la Segob a manera de presión para que fuera atendido precisamente por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong.
Fuera de las instalaciones, los “ruteros” seguidores de Sicilia y algunos profesores contrarios a la reforma educativa requerían al senador Rabindranath Salazar conocer lo que estaba sucediendo para, así mismo, comunicárselo a sus compañeros que quedaron en la caseta de Tlalpan, sin poder pasar a la Ciudad de México.
Una vez que se planteó la probabilidad de llevar a cabo una mesa de trabajo el siguiente martes en la misma Secretaría de Gobernación, Javier Sicilia amenazó con radicalizar las acciones de su grupo en caso de no obtener respuesta positiva a sus demandas de disolución de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial en el Estado de Morelos.

Intransigente
En un intento porque le hicieran caso, Javier Sicilia intentó impedir el acceso a los automóviles oficiales en la Secretaría de Gobernación, demandando ser atendido por Osorio Chong.

POR: DDM STAFF /  [email protected]