Ottawa.- El gobierno canadiense publicó hoy la lista de los productos estadunidenses que pagarán a partir del 1 de julio aranceles al entrar a Canadá, y que significarán pérdidas por unos 12.7 mil millones de dólares a Estados Unidos, en respuesta a la imposición de aranceles al aluminio y al acero.

Luego que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso a partir del 1 de junio pasado un arancel de 25 por ciento al acero y de 10 por ciento al aluminio de Canadá, México y la Unión Europea (UE), Ottawa respondió en proporción.

Por lo que a partir de este domingo Canadá aplicará las mismas tarifas a esos metales provenientes de su vecino del sur y a otros productos que significarán pérdidas del lado estadunidense de unos 16.6 mil millones de dólares canadienses (unos 12.7 mil millones de dólares estadunidenses) en productos importados de Estados Unidos.

Las tarifas canadienses a la importación de más de cien productos estadunidenses iniciarán el 1 de julio próximo y estarán vigentes hasta que Estados Unidos exente a este país de dichos aranceles.

Ottawa recalcó que Estados Unidos tiene un superávit de dos mil millones de dólares en hierro y acero con Canadá y dio a conocer dos listas de productos estadunidenses que enfrentarán aranceles.

Unos productos estadunidenses enfrentarán un impuesto de 25 por ciento, entre ellos acero, hierro, ductos de acero inoxidable y derivados; mientras que otros productos estadunidenses tendrán un impuesto de 10 por ciento al entrar a Canadá, entre ellos aluminio, yogurt, salsa de tomate, café, azúcar, chocolate, whisky y otros productos domésticos.

Algunas de las entidades estadunidenses que resultarán más afectadas con estas tarifas son Pennsylvania, Ohio, Michigan, Wisconsin e Illinois. Ohio, estado que tiene una gran influencia en las elecciones presidenciales, sería el más afectado, ya que el año pasado exportó bienes por 1.3 mil millones de dólares a Canadá.

El gobierno canadiense, que realizó una consulta pública sobre su lista inicial de productos estadunidenses que tendrían tarifas de importación, indicó que la selección de los productos que tendrán arancel fue debidamente estudiada para no afectar al consumidor canadiense.

Al realizar el anuncio de represalia comercial contra Estados Unidos, la canciller canadiense Chrystia Freeland reiteró que las medidas impuestas por Estados Unidos bajo el supuesto de que Canadá constituye una amenaza para la seguridad nacional de ese país, son “absurdas” e “hirientes”.

“Canadá no tuvo otra opción más que responder en reciprocidad, dólar por dólar”, dijo la ministra de Relaciones Exteriores, tras enfatizar que los aranceles canadienses estarán vigentes hasta que el gobierno estadunidense retire sus tarifas contra el aluminio y el acero canadienses.

Freeland advirtió que la respuesta retaliatoria de Canadá está dentro de las leyes del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y que el gobierno canadiense se mantendrá “firme” para resolver esta situación".

Adelantó que el interés de Canadá es “no escalar, pero tampoco retroceder”.

Asimismo se anunció un paquete de compensación de dos mil millones de dólares para las industrias de acero y aluminio canadienses.

Los consumidores canadienses lanzaron varias campañas en redes sociales para exhortar a sus connacionales a #ComprarCanadiense,  preferir comprar los productos nacionales a los importados de Estados Unidos como una forma de enviar un claro mensaje de rechazo a las medidas proteccionistas de la administración Trump.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...