Las crisis psicóticas que sufren los esquizofrénicos, dañan su capacidades cognitiva a largo plazo, por lo que investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN), realizan estudios que permitan entender mejor este padecimiento en busca de nuevos tratamientos.

Esta enfermedad, que afecta a más de 20 millones de personas a nivel mundial, se caracteriza por alterara la personalidad, genera alucinaciones y pérdida del control de la realidad, cuando se presenta una crisis psicótica se distorsiona el pensamiento, de las percepciones y de la conciencia de sí mismo y el lenguaje del paciente es incoherente, presenta alucinaciones y delirios.

Las investigaciones se enfocan en el tálamo, la estructura preponderante en la actividad eléctrica de quienes padecen esquizofrenia, esta se integra por varios núcleos, que reciben información sensorial que llega de los órganos de los sentidos y la reenvía a las regiones cortica correspondientes para su transformación.

Enrique Querejeta Villagómez, titular del proyecto de investigación que se realiza en la Escuela Superior de Medicina (ESM), explicó que “el cerebro de estos pacientes tiene gruesas alteraciones estructurales: la corteza prefrontal es de menor grosor, varios núcleos del tálamo son pequeños y debido a la reducción de la población neuronal en varias regiones, los ventrículos cerebrales son grandes”.

La producción de ondas en huso (que se originan en el núcleo reticular del tálamo) tiene una fuerte dependencia del globo pálido (pequeña estructura localizada en la base del cerebro) debido a que la destrucción de éste provoca su disminución en el mismo núcleo reticular del tálamo, se explica en un comunicado.

El científico explicó que en las personas con esquizofrenia el tamaño del globo pálido es menor y el tratamiento con antipsicóticos lo disminuye aún más, en su investigación busco demostrar el control del globo pálido en el nRT, al registrar la actividad eléctrica de neuronas del nRT en roedores vivos.

El estudio mostró que se activaron e inhibieron a las neuronas del globo pálido mediante la administración local de sustancias químicas, lo cual si se aplica un neurotóxico se destruye el globo pálido en roedores, esto permite detectar diferentes poblaciones de neuronas en el núcleo reticular del tálamo (nRT) de acuerdo a modificaciones en su actividad eléctrica.