Cuernavaca, MORELOS.- Ayer se llevó a cabo la entrega de apoyos económicos a migrantes morelenses retornados de los Estados Unidos, en la que se favoreció a 189 personas deportadas, con un recurso de 30 mil pesos para emprender su negocio.
En las instalaciones de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) se realizó el evento de entrega de los montos, donde se dieron cita los beneficiarios.
En el evento, la titular de la dependencia, Blanca Almazo Rogel, precisó que para este año se logró beneficiar a un mayor número de connacionales, con la finalidad que a su retorno encuentren mejores oportunidades.
Explicó que el Fondo de Apoyo a Migrantes (FAM) se ha complementado con apoyo estatal, siendo 6 millones los se otorgaron a 189 iniciativas de proyectos, de 261 que aplicaron; refirió que a través del ICATMOR se presentaron estas propuestas, quedando al final las que cumplieron con las horas, requisitos y capacitaciones.
“Con esto estamos apoyando a los migrantes, hombres y mujeres que han retornado al estado de Morelos, logrando incentivar su actividad económica. Son 30 mil pesos por proyecto, lo que permite comprar equipamiento o maquinaria para poder iniciar estas habilidades que reforzaron; en actividades de comida, carpintería, aluminio, fotografía y video, entre otros más”, expuso la funcionaria.
Agregó que los requisitos fueron que los beneficiarios sean morelenses retornados, que hayan estado en la Unión Americana y que por alguna circunstancia regresaron a la entidad; que contaran con los documentos que comprueben esa estancia, así como documentos de identificación, y la capacitación del ICATMOR.

Evento. Blanca Almazo Rogel, titular de la Sedeso, encabezó la entrega de los apoyos económicos, que servirán a los paisanos retornados para crear un patrimonio y generar empleos.

"Con esto estamos apoyando a los migrantes, hombres y mujeres que han retornado al estado de Morelos, logrando incentivar su actividad económica.” Blanca Almazo Rogel, titular de la Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Morelos

Por: Guillermo Tapia
[email protected]