El alcalde ‘Chalo’ Flores encabezó la verbena, seguido de pobladores de Atlacholoaya

XOCHITEPEC, MORELOS.- El poblado de Atlacholoaya, del municipio de Xochitepec, tuvo su 1ª Feria del Mole y el Tamal 2022, la cual se desarrolló con el objetivo principal de contribuir a la recuperación de la economía de las familias de una de las localidades con mayor tradición popular y gastronómica de la región. 

Feria del Mole

La feria se llevó a cabo en la cancha de futbol, pero inició al pie de la parroquia dedicada a San Bartolo, a quien los feligreses estarán celebrando el próximo 24 de agosto, por lo que el evento de este sábado fue el preámbulo de la fiesta anual patronal, indicaron vecinas de la localidad. 

Feria del Mole y Guajolote Xochitepec Morelos

El presidente municipal de Xochitepec, Gonzalo “Chalo” Flores Zúñiga, encabezó la verbena que antecedió a la inauguración de la feria, de la iglesia de San Bartolo a la cancha de futbol y durante el recorrido fue saludado por los habitantes del pueblo, muchos de los cuales se sumaron a su paso para disfrutar del sonido de la banda de viento y del baile de “el guajolote” que, en Atlacholoaya, como en Oaxaca, es una de las tradiciones populares más importantes y arraigadas.

Mole

Bailar con un guajolote vivo, según la tradición prehispánica, significa abundancia y bienestar, por eso, esta verbena incluyó también a un grupo de danzantes y, un poco rezagados, pero no menos importantes, a los chinelos y su también tradicional “brinco”. 

En la inauguración, “Chalo” Flores agradeció la gran recepción y participación de los vecinos del poblado en su primera edición de la Feria del Mole y el Tamal, un evento creado con el propósito de difundir la tradición, pero sobre todo, que sirva para la reactivación de la economía en tiempos de pandemia, señaló, acompañado de la presidenta del DIF y miembros del Cabildo.

“Muchas familias no han podido recuperarse después de la pandemia del COVID-19, y este es uno de los propósitos del evento”, refrendó el alcalde al reiterar que se esperaba que dejara una derrama económica cercana a los 800 mil pesos, además de un buen sabor de boca para repetirla el próximo año. 

Tradición. Se espera que la feria sea un éxito y se repita el próximo año.

Bailes. No faltaron los danzantes prehispánicos y hasta los chinelos.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ  / antonieta.sanchez@diariodemorelos.com 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado