Una parte de la clave por la que San Pedro Garza García –en el estado de Nuevo León– es considerada una de las ciudades mexicanas con mayor percepción de seguridad para sus habitantes, es que sus policías están equipados con cámaras de video anticorrupción. Los agentes de seguridad y vialidad traen las cámaras en las solapas, y deben estar prendidas todo el tiempo que están en funciones.

Otra es que la seguridad de los sampetrinos se debe a la presencia policíaca, permanente, sin pausas, de tiempo completo, con una amplia cobertura del territorio de este municipio conurbado a Monterrey. La medición que cada trimestre publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía señala que en San Pedro Garza García y en Mérida, Yucatán, el 81% de la gente se siente segura, y sólo el 18.9% cree que vivir allá es inseguro.

De acuerdo a notas publicadas en medios locales y nacionales, el secretario de Seguridad Pública y Tránsito de esa localidad neolonesa, Gerardo Guadalupe Escamilla, atribuye los resultados de la mejoría de la seguridad al incremento de la presencia de policías en ese municipio así como a acciones de la autoridad en contra de grupos delictivos.

El funcionario dijo recientemente que dada la condición de San Pedro Garza García como un municipio próspero y “atractivo” para la delincuencia, las autoridades decidieron reforzar la seguridad. Otras ciudades consideradas entre las menos inseguras son San Nicolás de los Garza, también en Nuevo León, donde 31.7% de la población se siente insegura; Saltillo, Coahuila, con 32.1%; Los Cabos, Baja California Sur, con 32.7%, y Puerto Vallarta, Jalisco, con 34.2%. A la contra, la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSGU) menciona a ciudades con mayor percepción de inseguridad como Puebla, Tapachula (Chiapas), Fresnillo (Zacatecas), Uruapan (Michoacán) y Ecatepec y Tlalnepantla (Estado de México), en las cuales 9 de cada 10 personas se sienten inseguras cuando se encuentran en la calle.

¿Y Cuernavaca? Mal, muy mal.

No obstante que la ENSGU establece que la percepción social de inseguridad era de 88.1% en marzo y en septiembre bajó al 80%, los habitantes de la capital morelense continúan sintiéndose inseguros en la calle y en sus negocios, significa que 8 de cada 10 personas salen de sus casas con el temor de ser víctimas de la delincuencia.

¿Es posible aplicar en Cuernavaca la “receta” de San Pedro Garza García?

El ex diputado federal y local y ahora mismo aspirante a la alcaldía de Cuernavaca por el PRI u otro partido, Francisco Moreno Merino, dice que sí.

Desgrana algunas de las características de las más de doscientas colonias populares y las docenas de fraccionamientos residenciales que componen la capital de Morelos, cita giros comerciales y condiciones empresariales, explica problemas y soluciones.

Optimista, asegura que es posible mejorar de manera sustancial la seguridad de los cuernavacenses.

¿Cómo? Contratando más policías.

¿Cuántos? Tantos cuantos puntos rojos están detectado en estudios al respecto.

¿En qué condiciones?

Mejor pagados y profesionalmente mejor preparados, estimulados con bonos económicos en base a una tabla de acciones destacadas en la salvaguarda de la comunidad.

¿Efectivamente se puede? “Paco” Moreno insiste: sí.

Semanas políticas las actuales rumbo a las elecciones del año próximo, parece una buena idea que alguna organización no gubernamental o agrupación empresarial convoque a los aspirantes a la alcaldía de Cuernavaca a un foro sobre seguridad pública.

Por participantes no pararían, uno o dos precandidatos por cada uno de la veintena de partidos, nuevos y viejos.

Y el tema: la búsqueda de la seguridad de los cuernavacenses, bocetada la propuesta de “Paco” Moreno que abriría el debate… (Me leen después).

Por: José Manuel Pérez Durán / jmperezduran@hotmail.com