El “populismo” de Villalobos

A los políticos se les ha pedido que no politicen el tema del cólera virus… y lo primero que hacen es politizarlo. Bueno, no todos, algunos solamente, pero todos rechazados por el reproche de la sociedad que los ubica en el triángulo del oportunismo, la vulgaridad y la falacia. Coordinador del grupo parlamentario del Partido Encuentro Social (PSD) y presidente de la Comisión de Seguridad y Protección Civil del Congreso Estatal, Marcos Zapotitla Becerro criticó la “ley seca” aplicada por el Ayuntamiento de Cuautla; la calificó como una vía de recaudación, pero le faltó citar casos concretos, específicos.

Lo cual no es raro en la incongruencia política del diputado que hace honor a su segundo apellido, manso con el poder y falsamente bravo ante la injusticia, mudado de Morena al PSD no por coincidencias ideológicas sino por conveniencias materiales. Peor le ha ido al también diputado José Casas González. Dado igualmente al protagonismo, se coló en el hospital general Dr. José G. Parres y aseguró que no hay equipos de protección personal contra el covid-19. Pero no fue lejos por la respuesta, parado en seco por el administrador del nosocomio, Eduardo de Loera Ruiz, quien le echó en cara que: uno, en el área para atención a pacientes con el virus toda la ropa de cama y de pacientes es desechable, y dos, que el trabajador del propio sanatorio del que Casas afirmó fue despedido por denunciar faltantes de mascarillas, guantes y goles, en realidad fue cesado por incurrir en agresiones misóginas a enfermeras y doctoras que firmaron escritos, denunciándolo.

Cuestionado por el juego del oportunismo vulgar el alcalde citadino Antonio Villalobos, ¿qué quiere la hipocresía? ¿Que la gente en Cuernavaca ande en la calle sin tapabocas, que estén cotidianamente atestados por muchedumbres el jardín Juárez y la Plaza de Armas y repletos de clientes los restaurantes, fondas y antros de vicio en general? ¿Que cunda el contagiadero pero priven las libertades individuales, quieren los “políticos” del oportunismo y la hipocresía? Son los mismos que en público se dicen lopezobradoristas pero en privado tildan de “populistas” las políticas sociales de AMLO, y aquí le endilgan el mismo calificativo a las despensas que empezó a repartir entre familias pobres el Ayuntamiento encabezado por Antonio Villalobos, un primer paquete de 1,700 paquetes de alimentos al que seguirá otro esta misma semana. Y así también en Jiutepec y más municipios, donde la gente necesitada de tanto por tener tan poco dice viva el “populismo” y muera el neoliberalismo. A los pobres les pega más fuerte la desgracia. Siempre ha sido así. La prueba, esta nota de Expansión política: “Seis municipios con más casos de covid-19 también están entre las 15 demarcaciones con más pobres: Tijuana, Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Neza, Ecatepec y Puebla. Tijuana, en Baja California, se convirtió en uno de los municipios más mencionados en el marco de la epidemia de covid-19. Con 709 contagiados, se trata de la localidad con mayor número de casos acumulados. En esta ciudad fronteriza, con casi 500,000 habitantes en situación de pobreza, se registran 116 defunciones. De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, no solo es Tijuana, otros cinco municipios del país (Iztapalapa, Gustavo A. Madero, en Ciudad de México; Nezahualcóyotl y Ecatepec (Estado de México), y Puebla, Puebla) de los 15 con mayor número de pobres, también contabilizan más casos de contagiados de la nueva cepa de corona virus”… (Me leen después).

 

José Manuel Pérez Durán

jmperezduran@hotmail.com