Madrugada del domingo. A las 2.00 horas un hombre yace sin vida en la calle Francisco González Bocanegra del poblado de Galeana, municipio de Zacatepec. Es identificado por sus familiares, se llamaba Óscar, tenía 38 años, fue asesinado a balazos… Más o menos a la misma hora, pero en la colonia Paraíso Montessori de Cuernavaca, es muerto a golpes un joven que horas después es identificado como René Salazar Sánchez, de 36 años. La noche del sábado había asistido a una fiesta de quince años en la Antonio Barona… Envuelto en una cobija, a las 13.30 horas del domingo es hallado el cuerpo de un hombre por miembros del grupo de rondas de Ocotepec. Presenta lesiones producidas por arma blanca y su edad era de unos 36 años… Macabras la noche del sábado y la madrugada del domingo, sobre hechos de muerte y violencia tomaría conocimiento la autoridad horas más tarde. A las ocho de la mañana es encontrado un individuo en la esquina de la avenida Río Mayo con la calle Río Sinaloa de la colonia residencial Vista Hermosa. Está inconsciente, visiblemente golpeado y junto a él una cartulina blanca con un presunto “narcomensaje”… Fue este fin de semana uno “normal” en diferentes puntos del territorio estatal, reducido a la condición de contador de cadáveres el Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado… Lo cual explica las estadísticas preliminares del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y que, si el mal viene de años atrás, mientras 2013 registró 215 homicidios este año ya van 626 para un aumento del 191 por ciento. Menos mal que a partir del mes de las posadas se ven patrullar en pueblos y ciudades morelenses a elementos del Ejército Mexicano, la Policía Federal y la Comisión Estatal de Seguridad Pública… La seguridad, oh, la seguridad. Instalaciones como las del C-5 (Centro de Coordinación, Comunicación, Control, Comando y Cómputo) eran innecesarias hace veintitantos años. Amplias, ocupan una hectárea en la ex base de la Policía Preventiva Estatal de Palo Escrito, están equipadas con aparatos sofisticados y costaron mil cien millones de pesos. La inseguridad, que empezó en los inicios de la década de los noventa y vino creciendo hasta volverse crítica en el decenio de 2000 a 2012, las volvió indispensables. Nunca como ahora y a partir del sexenio del presidente panista 2006-12 Felipe Calderón, la inversión en seguridad pública ha sido tan elevada: aumentaron los salarios de todas las policías y crecieron exponencialmente los presupuestos del Ejército Mexicano y la Marina Armada. Todo ello a la par de la espiral del crimen organizado (narcotráfico, secuestro, extorsión…) y de la delincuencia menor (robo a casa habitación, asalto callejero y a comercios…) que siguió disparándose. Así llegamos a una situación como de “Big Brother”, vigiladas calles y carreteras con cámaras de video que a veces captan a los malos haciendo de las suyas, denunciados telefónicamente los delincuentes en los momentos en que atacan o que acaban de hacerlo. Dicho de manera simplona, esta es la idea del funcionamiento del C-5. En noviembre de 2014 comenzaron a funcionar 400 cámaras ubicadas en puntos estratégicos de los treinta y tres municipios enlazadas a los C-4 de Cuernavaca, Jiutepec, Cuautla y Temixco. Muy pocas en comparación al tamaño y la actividad incesante de la delincuencia. Recurrentes las quejas de que la policía siempre llega tarde, se dijo que el propósito del C-5 era (¿es?) que llegara antes o a los diez minutos de las llamadas ciudadanas a los números de emergencia. Pero no sólo los agentes policíacos, también elementos de los cuerpos de bomberos y protección civil. El gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo heredó el problema gravísimo de la inseguridad, aceptó el desafío, en ese contexto se postuló candidato y ganó la elección del 1 de julio. Aunque nada es hoy igual que ayer, sí lo es la lucha terca por el regreso de la tranquilidad. Para esto debe servir el C-5, y sin embargo hace falta más. Sobre que mejore la seguridad vienen hablando los morelenses desde al menos tres décadas atrás. A unos les consta porque lo vivieron, y otros lo saben porque lo padecen. Por ello se creó el Mando Único Policial, polémico, controversial, pero al final subsistente. De ahí la necesidad de inversiones para el reclutamiento y capacitación de personal, compra de patrullas y armamento. Se hicieron en otros tiempos, pero, si resultaron insuficientes que esta vez se hagan con cero “moches”, para que alcance y a ver si al fin la seguridad avanza de veras… (Me leen mañana).

Por: José Manuel Pérez Durán / jmperezduran@hotmail.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado