La desaparición forzada de Iguala fue una serie de episodios de violencia ocurridos durante la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre del 2014, en la que la policía municipal persiguió y atacó a estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa. En los ataques habrían resultado heridos periodistas y civiles. Los hechos dejaron un saldo de al menos 9 personas fallecidas, 41 estudiantes desaparecidos y 27 heridos. Según el fiscal del estado de Guerrero, el 27 de septiembre fueron detenidos 280 agentes de la policía municipal de Iguala, de los cuales quedaron en calidad de indiciados 21 por su presunta participación en los hechos. Después de los ataques, el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez, declaró que no tenía conocimiento de lo ocurrido al instante, ya que cuando sucedieron él se encontraba en el baile por el informe de su esposa María de los Ángeles Pineda, presidenta del DIF municipal. Inicialmente dijo que no renunciaría y manifestó estar dispuesto a que lo investigaran, pero el 30 de septiembre acudió al Ayuntamiento para solicitar una licencia, poder ausentarse del cargo por un mes y enseguida desapareció junto con su cónyuge. Al día siguiente, el gobernador Ángel Aguirre Rivero anunció la orden de presentación en contra del ex alcalde y el secretario de Seguridad Pública municipal, Felipe Flores, primo de José Luis Abarca. Mientras tanto, el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, anunciaba la expulsión de Abarca de este partido. El 4 de octubre, la Procuraduría General de la República (PGR) atrajo el caso de los normalistas desaparecidos, y el gobierno de Enrique Peña Nieto decidió también que la seguridad en Iguala quedara a cargo de la Policía Federal y el Ejército Mexicano, cuyos elementos confiscaron las armas a los elementos de la policía municipal. Por su parte, la Cámara de Diputados instaló una Comisión Especial con el propósito de dar seguimiento a las investigaciones del caso. Rápidamente la desaparición de los normalistas generó numerosas expresiones de repudio nacional hacia el Presidente, hubo manifestaciones en universidades de todo el país denunciando su incapacidad para dirigir la nación, y sobre todo la impresión de la indiferencia de Peña frente a la atrocidad de Iguala. Las expresiones de repudio al ahora ex mandatario siguen y continuarán ad infinitum… INFORME. El 6 de septiembre de 2015, fue presentado en la Ciudad de México el “Informe Ayotzinapa: Investigación y primeras conclusiones de las desapariciones y homicidios de los normalistas”. La investigación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes presentó pruebas científicas que contradicen a la “verdad histórica” presentada por la Procuraduría General de la República. El 23 de octubre de 2014, un día después de la solicitud de José Luis Abarca a renunciar a la alcaldía, el gobernador Aguirre Rivero solicitó también licencia para separarse del cargo y “contribuir a apaciguar el clima político y favorecer las investigaciones”. La solicitud del mandatario fue aceptada el 25 de octubre, y al día siguiente tomó posesión de la gubernatura Rogelio Ortega Martínez, quien hasta entonces fungía como secretario general de la Universidad de Guerrero. Era la segunda vez que Aguirre gobernaba el estado vecino, luego de que en 1996 había substituido a Rubén Figueroa Alcocer quien renunció debido a la matanza del 28 de junio de 1995 en Aguas Blancas… RÉCORD. La masacre de Iguala contra los normalistas de Ayotzinapa, así como la secuela de errores, omisiones, inventos, plantación de pruebas y todos los esfuerzos oficiales por minimizar el caso, son pruebas de la ineptitud, ignorancia, frivolidad y cinismo de aquel grupo gobernante de un país que dieron como resultado la complicidad en crímenes contra la humanidad y el terror de Estado. Hoy, cinco años después de la desaparición de los normalistas y no obstante reabierta la investigación por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el pesimismo continúa sobre si la justicia y la ley se impondrán a la impunidad. La semana antepasada, la noticia de que un juez otorgó la libertad a 24 presuntos involucrados en el caso Ayotzinapa atizó el pesimismo… (Me leen mañana).

 

José Manuel Pérez Durán
jmperezduran@hotmail.com