compartir en:

Ganar un premio internacional en el concurso de quesos más importante del mundo fue el fruto de años de trabajo.
Originaria de la Ciudad de México y de profesión veterinaria, Regina Olvera llegó hace seis años a Huitzilac junto con su esposo, querían hacer realidad su sueño: tener una granja familiar caprina.
“Llegamos a uno de los lugares donde el clima y las condiciones ambientales son las mejores para criar ganado lechero. Nos dedicamos a las cabras, nuestro objetivo es elaborar productos naturales”, explicó.
Y han encontrado en el gobierno estatal un aliado. 
A través de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario (Sedagro) han recibido recursos para mejorar la infraestructura y el equipamiento de la granja que inició con sólo seis ejemplares caprinos; hoy son 80.