compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- En la comunidad de Tetelcingo, en Cuautla, durante este mes se dio inicio a las investigaciones y posterior exhumación de los restos de 117 personas, de lo que al final, organismos y autoridades estatales, nacionales e internacionales, determinaron que se trataba de una fosa común, y no clandestina.
La diferencia es que, una fosa común, es el resguardo de los cuerpos no identificados por familiares de los occisos, y que al no ser reclamados, son depositados en ese lugar; mientras que una clandestina, es la que se utiliza para depositar cuerpos, víctimas del crimen, sin que las autoridades tengan conocimiento de ella.
Sin embargo, una denuncia de familiares de quien en vida llevó el nombre de Oliver Wenceslao Navarrete Hernández, a quien en su momento fue identificado, y que su cuerpo posteriormente terminó en la fosa común no autorizada de Tetelcingo, dio pie al inicio de las investigaciones.
La Fiscalía General del Estado, especialistas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CHDH) y de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre otras organizaciones y autoridades, participaron en la exhumación y posterior  reinhumación en el panteón Jardines del Recuerdo.
Como resultado, se destacó que fueron 117 cuerpos los encontrados en esa fosa, de los cuales 7 fueron plenamente identificados, mientras que el resto, un 93 por ciento, no; que el 37 por ciento corresponden al sexo masculino, 7 al femenino y 56 no ha sido determinado; todos ellos inhumados en las fosas entre los años 2010 y 2013; y que 84 de los 117 cuerpo tenían signos de violencia física.
Hasta el momento, sólo la ex directora de Servicios Periciales de la ex Procuraduría General del Estado (PGE), entonces a cargo de Rodrigo Dorantes, y hoy Fiscalía General del Estado (FGE, a cargo de Javier Pérez Durón; Ana Lilia Guerrero Moreira, ha sido vinculada a proceso, lo que aconteció en el mes de diciembre. 

Trabajos. Los restos fueron inhumados entre los años 2010 y 2014, de acuerdo con las investigaciones.

“Cuando llegué a este encargo comenté que estaba dispuesto a abrir esta fosa para transparentar el proceso, es de suma importancia y de suma responsabilidad contar los cuerpos y darles una digna sepultura.” Javier Pérez Durón, fiscal general del estado

Por: Ddm Staff /  [email protected]