Cuernavaca, Morelos.- Los sismos de septiembre provocaron modificaciones en el subsuelo del estado de Morelos, por lo que la presencia de otros movimientos telúricos podrían generar nuevos puntos de inestabilidad, según un estudio presentado a la Cámara de Diputados.

Fueron autoridades del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) quien presentó detalló a la Comisión de Protección Civil de la Cámara de Diputados que los sismos de septiembre, que se sintieron principalmente en Morelos, Puebla y Ciudad de México, provocaron alteraciones en varias zonas del territorio morelense.

Esta situación, según sugiere el informe, genera incertidumbre, debido a que el efecto de nuevos movimientos sísmicos en la región podrían generar más puntos vulnerables, mismos que representan un riesgo.

El estudio fue abordado durante el “Foro Internacional de Protección Civil y Reducción de Riesgos de Desastres”, realizado en la Cámara de Diputados de San Lázaro, donde el Cenapred explicó que el movimiento de las placas tectónicas generó un reacomodo de la tierra.

En este sentido, exponen que el uso de sensores en distintas zonas del país ha facilitado la detección de las alteraciones, sin embargo es imprescindible conocer sus efectos por lo que podría ser peligroso en las zonas donde la sismicidad era menor.

Por: Guillermo Tapia
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...