La jefa del Servicio de Administración Tributaria (SAT), Raquel Buenrostro, está lista para presentar denuncias penales, que llevarían a la cárcel hasta 9 años de prisión, contra algunas de las compañías más grandes que operan en el país como parte de una cruzada para aplicar la ley de forma más estricta, y dijo que han sido abiertos “cuatro o cinco” casos de fraude fiscal sólo este año.

La campaña ya ha llevado a pagar cientos de millones de dólares de la unidad de la minorista Walmart en México y la embotelladora de Coca-Cola Femsa, con otras empresas bajo escrutinio en la nación con la menor participación en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Raquel Buenrostro, jefa del SAT, dijo a agencia Reuters que las administraciones anteriores eran demasiado indulgentes con las firmas poderosas, privando al país de los ingresos necesarios.

“Antes había defraudación fiscal y nunca se le dio vista al procedimiento penal”, dijo el lunes en una entrevista en su oficina, decorada con una bandera mexicana y una foto enmarcada del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Ahorita los empresarios ya saben que si cometen defraudación fiscal, se tendrá que abrirle el procedimiento penal”, agregó.

 

Qué dice la ley

 

El Artículo 108 del Código Fiscal de la Federación indica que comete el delito de defraudación fiscal quien con uso de engaños o aprovechamiento de errores, omita total o parcialmente el pago de alguna contribución u obtenga un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal.

La omisión total o parcial de alguna contribución a que se refiere el párrafo anterior comprende, indistintamente, los pagos provisionales o definitivos o el impuesto del ejercicio en los términos de las disposiciones fiscales.

El delito de defraudación fiscal y el delito previsto en el artículo 400 Bis del Código Penal Federal, se podrán perseguir simultáneamente. Se presume cometido el delito de defraudación fiscal cuando existan ingresos derivados de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

 

El delito de defraudación fiscal se sancionará con las penas siguientes:

 

-Con prisión de tres meses a dos años, cuando el monto de lo defraudado no exceda de $1,221,950.00.

 

-Con prisión de dos años a cinco años cuando el monto de lo defraudado exceda de $1,221,950.00 pero no de $1,832,920.00.

 

-Con prisión de tres años a nueve años cuando el monto de lo defraudado fuere mayor de $1,832,920.00.

 

-Cuando no se pueda determinar la cuantía de lo que se defraudó, la pena será de tres meses a seis años de prisión.