Un verdadero paraíso es Buena Vista del Monte, localidad perteneciente al municipio Cuernavaca, el cual colinda con el Estado de México; es perfecto para cultivar aguacates a gran escala, pues es resguardado por ríos y montañas, con abundante vegetación.
De clima templado a frío, en Buena Vista doña Josefina Duarte y su esposo, Ramón Camarillo, muy amablemente nos mostró un poco del trabajo que diariamente llevan a cabo en su cultivo de aguacate, el cual es digno de ser contemplado.
Como pequeños agricultores, cuidan su cultivo, lo cual los lleva a empezar la faena muy temprano y llevarla a cabo durante todo el día.
Cuando es temporada baja, don Ramón se encarga de cortar los aguacates durante el transcurso del día para que, al siguiente, la señora Josefina baje muy temprano, específicamente, al municipio Jiutepec para entregar pedidos.

una dura labor
Como el mismo señor Camarillo comentó, cuidar él solo el cultivo es tarea pesada, mantener las hectáreas en óptima condición, regarlo (durante temporada de sequía), cuidarlo de las plagas, y mantenerlo limpio y seguro para que los ladrones no se roben el producto resulta una gran labor.
El resultado de ese trabajo es un producto de primera calidad y delicioso a la hora de llegar a la mesa de las personas.

Cuando queda este ‘cerillito’ hay que cuidarlo mucho porque luego hay una enfermedad que se llama la ‘roña’; esa los daña y pierde calidad.”

 

Diseño/Ilustración: Erika Torres