Bloqueo, nervios, miedo, no querer saber, son reacciones perfectamente normales tras conocer un diagnóstico de cáncer y enfrentarse al tratamiento. Acudir acompañado y no dejar ninguna duda en el aire son algunos de los consejos de especialistas y pacientes a la hora de asimilar las explicaciones del médico.
“Es importante que el paciente venga con la mente abierta y que sepa que ningún caso es igual al suyo, que no se fijen en el cáncer de otra persona. Cada paciente tiene su pronóstico, su evolución y un tratamiento que puede estar condicionado por la biología del tumor”, explica Aitana Calvo, secretaria científica de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Ayuda psicológica
Patrizia Bressanello, psicóloga, considera que la mayoría de los oncólogos manejan bien la comunicación, “aunque a veces somos los psicólogos los que intentamos paliar el daño que han podido hacer” por una actitud inadecuada que impacta a nivel emocional sobre el paciente.
En su opinión, es necesario que el facultativo maneje la comunicación tanto verbal como gestual. “El paciente cuando mira a su oncólogo no sólo escucha lo que dice, sino que está atento a cómo lo dice y busca más allá. Siempre existe la sombra de la sospecha de que algo le pueden estar ocultando”, manifiesta.
Es importante que el profesional sea capaz de detectar el ritmo de recepción de información de cada paciente: si está bloqueado, si lo ha entendido, si necesita aclarar algo… Y eso teniendo en cuenta variables como la edad, la formación, la capacidad de comprensión, apunta la psicóloga.
Aconseja al paciente que acuda acompañado, “aunque hay quien prefiere ir solo para proteger a sus familiares”. Tanto si es para conocer el resultado de unas pruebas o para abordar un tratamiento es mejor ir con alguien a la consulta, ya que “los niveles de ansiedad se disparan y la capacidad de comprensión baja mucho y como estamos angustiados, no nos atrevemos a preguntar al médico las dudas que tenemos”.
Llegar con las dudas apuntadas, plantearlas al inicio de la consulta para que el médico pueda organizar su tiempo, y escribir las recomendaciones del médico, son las recomendaciones que la psicóloga ofrece a los pacientes.
Resalta que en los días previos a la consulta, el estado de ansiedad del paciente es elevado ya que “la incertidumbre a veces es más difícil de manejar que una mala noticia”.

Pacientes  aconsejan
César Pérez, que pasó por todas las fases emocionales durante al enfermedad, lo tiene claro: “Que se apoyen en la familia, es una enfermedad de familia porque trastoca el ambiente general. Y a la consulta hay que ir de frente, no dar la espalda, cuanta más información tienes mejor. Después hay que ir asumiendo paso a paso lo que vaya ocurriendo”.
Aunque se topó con una mala experiencia inicial con el especialista, César, que se dedica a dar charlas en colegios, asociaciones, como voluntario, quiere destacar el gran apoyo que encontró en el equipo sanitario del hospital.
 “Me ayudó sobrellevar los momentos más duros de mi enfermedad”, rememora.
Sonia Blanco, por su parte, es contundente: “Hay días que sales contenta y otros preocupada. Cada persona lo lleva como puede. Pero está claro que hay que ser fuerte y echarle ganas todos los días”.
Efe /Agencias

 

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...