En redes sociales se da a conocer la denuncia sobre un supuesto veterinario que, a bordo de un auto y con megáfono, recorre colonias de Cuernavaca ofreciendo vacunas a bajo costo.

El problema es que aplicó las vacunas a un perro, el cual presentó problemas y al final murió.

El hecho ocurrió el 14 de octubre pasado, cuando la usuaria, de nombre Ariss, aseguró que por su casa, en el poblado de Ahuatepec, pasó el veterinario de nombre Alexis, abordo de un auto Pontiac rojo placas SKE 4748, y ofreció a través de un megáfono el servicio de aplicación de vacunas y desparasitantes.

Dijo que la cuota por la vacuna de la rabia, antipulgas y desparasitante eran 40 pesos, así como 200 pesos de la vacuna sextuple.

La mujer dijo que por el costo, accedió que a su mascota le aplicara el tratamiento ofrecido.

Para esto, el veterinario dejó un carnet con sus datos y las vacunas aplicadas.

Sin embargo, relata que en el transcurso de las primeras horas (3 o 4 hrs), el perrito presentó vómitos y diarrea, reacción "normal" después de aplicar un supuesto desparasitante.

Pero lo que se le hizo extraño es que la mascota empezó a perder coordinación, con mirada perdida, sin control de esfinter, por lo que se comunicó con el veterinario para explicarle el caso, quien respondió que no ubicaba al perro.

Posteriormente, el veterinario aseguró que llegaba en un rato más a la casa de la denunciante, pero nunca llegó,

El perro comenzó a agravarse, al grado de convulsionar, por lo que decidió llevarlo con un veterinario del poblado, el cual le diagnosticó daño severo neurologico por intoxicación de sustancia inyectada.

Dijo que las esperanzas de que sobreviviera eran nulas, pero el animalito se quedó en observación.

A la casa de la mujer llegó el supuesto veterinario, quien cuestionó a la dueña de la mascota que por qué la habían llevado con alguien más, "que por que no lo esperamos y que con una avapena se le quitaba".

Luego, a regañadientes aceptó ir al a la clínica donde se encontraba internado el perrito, y ahí se confrontaron el verdadero veterinario y el charlatán; éste último no sabía qué responder cuando el verdadero daba las explicaciones sobre el estado de salud de la mascota.

El charlatán dijo que viene de Xochitepec .

La denunciante asegura que cuentan con antecedentes médicos de que la mascota se encontraba bien.

El perro es un Chihuahua de nombre Hunter, que finalmente falleció por daños neurológicos causados por las vacunas.

 

Fotos Galería: