En Houston, Texas, una pareja adquirió una casa sin imaginar todos los secretos que ocultaba en su interior.

Fue en marzo del año pasado cuando el caso salió a la luz pero hasta ahora se confirmaron los detalles tras una investigación.

Cuando los nuevos dueños se mudaron, notaron algo raro al encontrar huesos dentro de un pequeño agujero en el piso del ático que daba a un espacio entre dos paredes.

Las autoridades confirmaron que se trataba de un cadáver humano que había sido masticado por las ratas.  Además, el cuerpo aún portaba gafas y zapatos.

La casa fue adquirida a través de un remate inmobiliario. Por lo que el banco aseguró que limpiaron toda la propiedad y que incluso se encontraron con gatos muertos.

Mary Cerruti, de 61 años, era la anterior dueña del lugar, había sido vista por última vez en febrero del 2015. Sus vecinos, quienes la reportaron como desaparecida, aseguran que era una mujer tímida y “frágil”.