En España ya es un delito tratar de obstaculizar a mujeres que consideren practicar el aborto.

Alrededor del 89% de las mujeres que buscan interrumpir su embarazo se han sentido acosadas, señaló la Asociación de Clínicas para la interrupción del embarazo.

A partir del 14 de abril obstaculizar y acosar a una mujer para que no se realice un aborto, es un delito en España. Esto establecido en la reforma del Código Penal, refiriéndose a quien, «obstaculice el ejercicio del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo» y acose a una mujer «mediante actos molestos, ofensivos, intimidatorios o coactivos que menoscaben su libertad».

En España el aborto es legal desde 1985; sin embargo, esto no era una seguridad para que las mujeres pudieran usar su libertad sin represalias sociales, pues constantemente grupos pro-vidas se juntan afuera de las clínicas de aborto para ejercer agresión física y verbal contra estas mujeres. Incluyeron esto en a ley, considerando que es «imprescindible garantizar una zona de seguridad»

El estudio hecho por la Asociación de Clínicas señala que también alrededor del 66% de mujeres que acudían a efectuar un aborto recibieron amenazas.

Los castigos irán desde los tres meses hasta un año de prisión o trabajos comunitarios para pagar su delito, considerando también a los que acosen a los profesionales sanitarios que efectúen abortos. Esto debido a los mismos ataques que se reciben a las entradas de las clínicas por parte de grupos provida.

Las denuncias no tendrán que ser hechas por parte de las personas directamente agraviadas, puede ser puesta por alguien externo, considerando que la ley ha seguido las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual exige asegurar la confidencialidad de las mujeres que se realizan un aborto.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado