El turismo es un importante fenómeno mundial que se ha convertido en una actividad de gran dinamismo económico con una gran capacidad de recuperación, la Organización Mundial del Turismo señaló que en el 2018 se registraron 1,400 millones de llegadas de turistas internacionales en todo el mundo, lo que supone un crecimiento del 6 % sobre el año anterior. Estas cifras confirman el papel fundamental del turismo como motor de crecimiento y desarrollo económico a nivel mundial.
Las regiones del mundo que superaron la media mundial de crecimiento del 6 % fueron Oriente Medio (+10%), África (+7%), Europa y Asia Pacifico (+6%); América creció por debajo de la media con solo el 3%, lo que representa un ingreso de 217 millones de llegadas de turistas internacionales. América del Norte creció el +4% y América del Sur el 3%, en tanto que América Central y Caribe presentaron un descenso del -2%.  
De acuerdo a cifras de la Organización Mundial del Turismo, México se posiciono como el séptimo destino más visitado a nivel internacional, generando las siguientes cifras oficiales:
• Aporta entre el 8 y 9 % del PIB
• Genera 3.7 millones de empleos
• Contribuye con 21 mil millones de dólares en la balanza de pagos
• Es la primera actividad en empleos de jóvenes: 24% y la segunda en mujeres: 57%
Estos datos nos muestran que nuestro país es altamente competitivo en el sector turístico internacional, sin embargo, la realidad es que el país es un destino para visitantes nacionales, aunque compita en el ranking mundial.
El turismo es una de las palancas más importantes para el crecimiento económico de México, ya que después de sector automotriz y las remesas es el sector que más divisas genera al país; sin embargo, el desarrollo del sector está limitado, ya que se caracteriza principalmente por una marcada dependencia del segmento de sol y playa, aun cuando en el país se cuenta con una gran diversidad de recursos turísticos.
La situación en Morelos es semejante a lo que pasa en el país, el turismo genera una gran derrama económica que representa un 17.5 % del PIB, lo cual lo ubica en un sector estratégico para el desarrollo del estado; sin embargo, no todos los datos son lo que nosotros quisiéramos: La oferta hotelera que ofrece Morelos, apenas llega al 1.4 % de la oferta existente en el país, lo cual nos demuestra que Morelos no es un destino turístico de primer orden, en los últimos 10 años en promedio, nos ubicamos en el lugar número 26 a nivel nacional.
La ubicación de Morelos en la Región Centro País, lo enfrenta a una desigual competencia con la Ciudad de México y los estados de México, Puebla, Hidalgo y Querétaro, por la captación de visitantes tanto extranjeros como nacionales, logrando solo el 5.87 % de los turistas que visitan esta región.
La diversidad de factores geográficos, el clima, la vegetación, la belleza de sus paisajes, sus recursos hídricos, su rico patrimonio cultural como sus zonas arqueológicas, conventos, haciendas, museos y otros sitios de interés histórico, así como una amplia gama de infraestructura de servicios turísticos, es lo que ofrece Morelos a sus visitantes tanto nacionales como extranjeros, entonces que pasa en el sector turismo que la entidad no destaca como sucede en otras entidades de la República.
Como en todas las actividades en donde el sector público es el rector, el turismo no es la excepción, se trabaja de acuerdo a los intereses y visión del gobernante en turno, el cual desconoce los logros de administraciones pasadas (cuando existen) y trabajan en proyectos nuevos, no existe un proyecto integral de desarrollo a largo plazo que permita obtener logros pequeños pero constantes, un día somos “la primavera de México” y otro día somos “el anfitrión del mundo”, los dos conceptos son muy importantes y se complementan y son parte de un todo, lograr el desarrollo económico del estado.
El sector turismo de la entidad no debe ser inventado cada seis años, Morelos cuenta con un potencial extraordinario para las actividades turísticas, por su clima, paisajes, biodiversidad, historia, monumentos, cultura, tradiciones y festividades, las cuales no se van, están ahí para ser admiradas y para que la población se beneficie y viva mejor. Por mencionar algunos de los atractivos que Morelos cuenta, señalamos los siguientes:
• Lago de Tequesquitengo y su entorno.
•  Ruta de Zapata, icono estatal con reconocimiento nacional e internacional.
• Ruta de los conventos, somos el único estado con 11 conventos reconocidos como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
• Zonas arqueológicas, dentro de las cuales Xochicalco es reconocida como patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
• Ruta de las haciendas, se cuenta con 52 ex haciendas, algunas convertidas en hoteles y restaurantes de reconocimiento internacional.
• Ruta de los balnearios y parque acuáticos, Morelos tiene el primer lugar nacional como destino en esta infraestructura.
• Centros educativos para extranjeros y grupos de investigación.
• Comunidades de retirados, el clima, la infraestructura de comunicación y el servicio en general, ubica a Morelos en el quinto lugar nacional en este sector.
• Ruta cinegética, ecoturismo y educación ambiental, Morelos cuenta con el reconocimiento de área natural protegida en casi el 30 % de su territorio.
• Ruta de fiestas y festividades, casi todos los días del año, en Morelos existe algo que festejar y sus habitantes lo hacen con singular alegría.
Como podemos observar, el estado de Morelos no obstante que es uno de los estados más pequeños de la República, es poseedor de un gran potencial de recursos naturales, ofrece la bondad de sus climas, la belleza de sus paisajes, un gran patrimonio cultural, una envidiable infraestructura vial y una decaída infraestructura turística, pero sobretodo la calidez de su gente. Los que habitamos Morelos nos sentimos orgullosos de la abundancia de sus tradiciones y costumbres y de las etapas históricas que forman parte de la vida nacional.
Si Morelos es poseedor de este gran potencial turístico que hemos señalado de manera sucinta, ¿porque no somos una potencia atractora de turistas?, ¿porque no vivimos bien del sector turismo?, son preguntas que no tienen una respuesta fácil, pero si existen elementos que nos pueden aclarar la situación.
Podemos partir de la simpleza de que nos ubicamos en el camino de un centro turístico cien por ciento reconocido como es el Puerto de Acapulco, que Morelos solo es el paso carretero en donde los visitantes se detienen solo para cargar gasolina o hacer un descanso momentáneo, sin embargo, ese no es motivo suficiente para ignorar el atractivo turístico de Morelos. Obtener la atención de los turistas solamente se logra cuando existe una oferta turística más llamativa que la que se tenía en mente y cuando existe una gran variedad de destinos con infraestructura y servicios adecuados.    
Para que Morelos repunte en el sector turismo se tiene que trabajar en un proyecto integral, que disminuya o desaparezca las debilidades existentes que se han acumulado a través de los años, como: la concentración de la oferta turística en Cuernavaca y Cuautla; la falta de infraestructura equipamiento y servicios en torno a los destinos; la falta de promoción nacional e internacional; una deficiente señalización de los destinos; la falta de continuidad en eventos de relevancia local, nacional e internacional y; la falta de mejoramiento de la imagen urbana de las localidades.
Para revertir la inercia de que Morelos es una entidad de paso y/o un destino solo de balnearios y parque acuáticos, en donde se visita una horas y se retira a su lugar de residencia sin generar gastos importantes o pernoctar varios días para conocer más, se requiere un estudio serio del sector turismo, para poder contar con los elementos necesarios para obtener un diagnostico que nos lleve a la búsqueda de soluciones reales que rescaten la actividad turística y la lleven a su dimensión real, generar un Estado de Morelos con una pujante actividad turística que invite a los visitantes a descubrir nuevos destino y captar su atención por varios días, lo que dará certeza al objetivo de la presente administración estatal, de convertir a Morelos en “Anfitrión del mundo”, para lo cual se debe contar con un proyecto turístico integral que convierta a Morelos en un destino turístico cultural de excelencia, que conjugue la calidad de una oferta variada con estándares internacionales, con la participación de todas las localidades, con el aprovechamiento y la protección del patrimonio histórico, cultural y tradicional, todo ello enmarcado en un entorno de aprovechamiento sustentable de la diversidad biológica de Morelos.       
El desarrollo del sector turismo en Morelos debe fijar metas de diversificación en su oferta, lo que permitirá borrar la imagen de “Morelos el lugar de los balnearios”, en un Morelos con una gran diversificación de destinos, en donde los balnearios y centros acuáticos conserven su lugar preponderante, pero conviven con otros atractivos, generando los siguientes subsectores  del turismo: Cultural, de descanso, alternativo, deportivo, cinegético, gastronómico, de aventura, ecoturismo, rural, estudiantil, agroturismo, comercial, social, científico, de salud y cinegético, por mencionar algunos.
En la actualidad ya existen proyectos específicos debidamente analizados, que permitirán dar inicio a un nuevo proceso de transformación del turismo en Morelos, como: “El corazón de Morelos”, proyecto que abarca recorridos importantes como la Ruta Zapata, la Ruta de los Conventos, la Ruta de los Balnearios y la Ruta de las Fiestas, Festividades y Tradiciones. Solo falta la disposición gubernamental para la aplicación de recursos que detonen una actividad tan productiva como el turismo.
Agosto del 2019

“Academia Nacional de Arquitectura Capítulo Morelos A.C.”
opinion@diariodemorelos.com