Durante este año, la temporada de lluvias en la capital se extenderá hasta septiembre. Debido a que durante esta temporada las lluvias no sólo son más frecuentes, sino que también son muy intensas, las viviendas están expuestas a sufrir desperfectos e incidentes debido a ellas.

De acuerdo con la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la CDMX, si no se presta atención a la protección del hogar durante las lluvias, se pueden presentar desgastes estructurales a mediano plazo que pueden poner en riesgo a las personas.

Para proteger tu hogar de las lluvias te recomendamos seguir los siguientes consejos:

Limpia e impermeabiliza la azotea:

  • Las goteras y manchas de humedad se originan cuando el agua se acumula en un sitio y desgasta el material, provocando que se filtre dentro del hogar. La azotea es la zona de la casa en donde hay un mayor riesgo de goteras, y para prevenirlas es necesario mantenerla limpia de basura, escombros, polvo y hojas de árboles que no permitan el libre flujo del agua hacia las canaletas y coladeras.

De manera adicional, refuerza la protección de la superficie con impermeabilizante. Las variedades y presentaciones son muy variadas y se adaptan a distintos materiales y condiciones, así que pregunta con un experto por la mejor opción para tu casa.

Revisa la instalación eléctrica:

  • Presta especial atención a los cables que se encuentran al aire libre, ya que si existen cables pelados la posibilidad de generar un corto circuito por el contacto con el agua es muy alta. Si el desgaste es alto o no cuentas con equipo adecuado para realizar tú mismo la reparación, llama a un especialista que te ayude.

Al interior del hogar revisa los apagadores y enchufes, y además asegúrate de contar con al menos un no break que te ayude a proteger los equipos eléctricos más delicados, como tu computadora o el refrigerador. Durante una fuerte lluvia las descargas eléctricas y los fuertes vientos provocan repentinos cortes de luz que pueden dañar tus aparatos eléctricos, o incluso toda la instalación, así que consigue fusibles de repuesto.

Verifica el estado de la tubería:

  • Si las lluvias son muy intensas, las tuberías tienden a obstruirse, dañarse o romperse, provocando fugas e inundaciones dentro de la casa, causando daños a muebles, paredes y pisos. Con anticipación revisa que no existan fugas o desgastes en la tubería e invierte en su mantenimiento o reparación, pues de no hacerlo, será mucho más caro reparar los daños posteriores. Pide la asesoría de un experto que te ayude a evaluar las reparaciones o mantenimiento necesario para tu hogar.

Poda los árboles cercanos:

  • Los árboles cercanos a tu casa son potencialmente peligrosos, ya que los vientos pueden causar desprendimientos de ramas y hojas, e incluso derribarlos, dañando la infraestructura del hogar, autos cercanos o hasta personas. Podar sus ramas reduce el riesgo de provocar accidentes; consulta con tus vecinos y las autoridades locales la mejor manera de realizar esta tarea para mantener seguras las calles. Contratar los servicios de un jardinero experto ayudará a realizar una poda adecuada sin dañar a los árboles.

Limpia canaletas, coladeras y desagües: 

  • La principal causa de inundaciones es la obstrucción de las coladeras, tanto en casa como en la calle. Barre y limpia bien las zonas donde se acumula más el agua, y asegúrate de que todos los desagües estén despejados. Organízate con tus vecinos para mantener limpias las calles y banquetas, prestando especial atención a las coladeras. Si consideran que es necesario, pidan el servicio de desazolve entre todos para limpiar el drenaje.

Tomando en cuenta estas recomendaciones disminuyes el riesgo de sufrir un accidente derivado de las lluvias. Realizar un mantenimiento preventivo es una inversión que vale mucho la pena hacer, pues realizar las reparaciones después de una inundación o corto circuito será mucho más caro. 


Últimas Noticias