En Yucatán, las personas contagiadas que hayan sido diagnosticadas o quienes presenten síntomas de coronavirus y no respeten el aislamiento para prevenir la propagación del virus serán sancionados con hasta 3 años de cárcel y multa de 86,800 pesos.

Apenas la tarde del domingo, el gobernador de la entidad, Mauricio Vila, publicó en Twitter que la medida penal se aplicaría para las personas que hayan sido diagnosticadas y presenten los síntomas, en apego a la Ley de Salud y el Código Penal del estado.

De acuerdo con el Código Penal de la entidad, entre los delitos a la salud pública se contemplan sanciones por peligro de contagio:

“A quien sabiendo que está enfermo de un mal venéreo o de alguna enfermedad grave, transmisible en período infectante y de manera dolosa tenga cópula o por cualquier otro medio directo ponga en peligro de contagio la salud de otras personas, se le impondrá prisión de tres meses a tres años y además podrá ser recluido en un hospital”, señala el artículo 189 de ese ordenamiento.

Las medidas se anunciaron este domingo, luego de que el sábado las autoridades federales enviaran un ultimátum a la población mexicana para contener la propagación del coronavirus entre la población del país, que para este domingo sumaba 993 contagios y 20 fallecimientos.

El sábado, el subsecretario de Prevención y promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, urgió a que las personas que no tengan que salir de su casa, permanezcan en aislamiento para frenar los contagios y evitar la saturación de los hospitales.

Desde mediados de marzo y por iniciativa propia, decenas de empresas comenzaron a tomar medidas para evitar que sus empleados acudieran a sus sitios de trabajo y así reducir los riesgos de contagio en el país.