CUERNAVACA, MORELOS.- “Una forma de lograr mayor bienestar en tu vida cotidiana es identificando lo que impidas que establezcas una relación sana con tu dinero”, ya que hábitos como gastarte todo el dinero de la quincena, comprar por impulso o no ahorrar, te apartan del camino hacia unas finanzas sanas, explica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).
Aunado a ello, el entorno actual se describe como de crisis, y tal vez sea esta la palabra más común para calificar la situación de la economía: en los noticieros, en la plática entre conocidos y muchas situaciones más. En este sentido, la gente culpa a la crisis de que ya no le alcance el dinero, de que tengan que hacer recortes en sus presupuestos o, simplemente, de que les quita el sueño.
Sin embargo, pocas veces se piensa en qué se puede hacer para mitigar su impacto. Aun cuando resulta complicado prever el comportamiento la economía (entenderlo y aterrizarlo en tu vida personal), el realizar un plan financiero con anticipación y que tome en cuenta la crisis te permitirá mantener tus finanzas sanas.
Cuando planeas algo, por muy simple o complejo que sea, lo que haces es analizar tu presente, escoger alternativas y ejecutarlas en un futuro, de modo que puedas alcanzar metas que necesites o que más te convengan, asegura la Codnusef.

¿Pagas sólo el mínimo?
Tardarás más tiempo en liquidar tu deuda y terminarás pagando más intereses; debes acostumbrarte a ser totalero y pagar todo el saldo antes de la fecha límite.
Recuerda que la tarjeta de crédito no es dinero extra.

Muchas tarjetas, muchos problemas
Entre más tarjetas de crédito, más fácil sobreendeudarte, y además debes pagar comisiones, intereses y anualidades por cada plástico.
Lo ideal es no tener más de dos tarjetas de crédito.

Huir de las deudas
Aunque todos podemos tener una mala racha, evadir los compromisos sólo empeorará el problema; las instituciones financieras ofrecen planes para reestructurar deudas.
Acércate directamente a tu institución financiera.

El ‘guardadito’ para emergencias
No todos los instrumentos financieros te permiten disponer de tu dinero cuando lo necesites, por lo que en un lugar, una cuenta de ahorro por ejemplo, debes tener un fondo de emergencias.
Tener un fondo evitará que pidas dinero prestado.

El historial, bien gracias…
Debes consultar tu historial en el Buró de Crédito o Círculo de Crédito por lo menos una vez al año para detectar cualquier irregularidad por situaciones como robo de identidad y datos personales.
Estas anomalías podrían cerrarte nuevos créditos.

Patrimonio seguro
El seguro es una herramienta que puede proteger tu patrimonio; existen de vida, de automóvil, de gastos médicos, entre otros, y los hay para todos los bolsillos.
Investiga cuál opción es la que más te conviene.

Contratar al ahí se va
Antes de contratar un producto o servicio financiero tienes que considerar que podría haber otros que respondan mejor a tus necesidades y no irte con la primera opción.
Puedes buscar asesoría e informarte antes de tomar una decisión.

Inversiones riesgosas
Antes de depositar tu dinero, debes verificar en la Condusef y en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores que la entidad financiera donde lo harás está debidamente autorizada.
Evita que tus ahorros se esfumen debido a un fraude.

Firma fácil
No firmes un contrato si no lo has leído y comprendido en su totalidad, puedes aclarar las dudas con el representante de la institución financiera, ya que puede haber comisiones y otros gastos que desconozcas.
Es tu derecho que te expliquen cabalmente lo que estás firmando.

No comparar el CAT
El Costo Anual Total (CAT) es una cifra que permite conocer el costo total de tu crédito, ya que incluye intereses, comisiones y otros gastos.
Toma en cuenta que a mayor CAT, más dinero tendrás que pagar.

 

Por: DDM STAFF /  [email protected]