Siguenos en
    Redes Sociales

¿Werevertumorro y Yuya se despiden de Youtube?

Toda una rebelión están armando estos videobloggers contra la firma que los representa ( o representaba) en Youtube.

Y es que estos creativos de la generación Millennials pusieron todo su empeño y sueños en una plataforma que no les pertenece, pero que les dio los medios para darse a conocer a nivel mundial.

Un fenómeno parecido ocurre con otras estrellas de Youtube en diferentes países.

El portal YouTube se vuelve cada día más popular y es para muchos el recurso de entretenimiento principal, desplazando a la televisión tradicional. Y cómo todo tiene muchos dolores de crecimiento. Más que los "problemas de Internet", Youtube pasa a tener problemas reales de entretenimiento. Esto significa mucho más problemas que diversión, como “Representantes artísticos” gestionando a estrellas jóvenes de Youtube sin dinero, contratos de exclusividad con un lenguaje poco claro (letra chiquita) que capturan a las estrellas jóvenes de su libertad artística, y  abogados amenazando con hacer cumplir los contratos para obligar a las jóvenes estrellas. ¿Estas notando cambios en los temas que manejan los videobloggers en Youtube? Esto va a ser cada vez más drástico porque las estrellas de YouTube confiaron plenamente en los contratos que firmaron con un creciente número de advenedizos "YouTube Networks", quienes están exigiendo el cumplimiento de contratos, mencionar marcas que no van con el concepto del canal, cambiar el lenguaje jovial que manejan y otra serie de requisitos.

Estos videobloggers dedican su vida a los miles de suscriptores, pero se han llevado una gran sorpresa.

Por ejemplo, el videoblogger estadounidense Vacas, conocido en internet como Braindeadly ha dicho adiós a sus más de 37,000 suscriptores.

"Me desperté hoy con la esperanza de hacer un video, fui a una llamada con Machinima (Red que lo representa en Youtube) esta tarde y me dijeron que mi contrato es completamente exigible. No puedo salir de el"

Vacas dice a la cámara.  "Dijeron que yo estoy con ellos por el resto de mi vida - que estoy con ellos para siempre. Si me encerré a Machinima por el resto de mi vida y no tengo la libertad, entonces yo no quiero hacer más videos ", dice en voz baja.

La pantalla se desvanece a negro.

Siniestro, pero no del todo inesperado. Los que suben contenidos a YouTube y cualquier otra nueva plataforma que pueda surgir no van a tener las vías tradicionales para asegurarse de que saben lo que están firmando. En el caso de Vacas, él admite explícitamente, diciendo que firmó su contrato con Machinima rápidamente, sin darse cuenta de que será la propietaria de los derechos de todo lo que produce en YouTube "a perpetuidad, en todo el universo, en todas las plataformas de los medios ahora conocidos o en el futuro creados". Ni siquiera la muerte lo liberaría de sus obligaciones contractuales. Es un asco, pero él firmó porque quería ser una estrella. 

El punto aquí es que en estos días en que cualquiera puede convertirse en un nuevo éxito en YouTube, los artistas tienen que ser muy cuidadosos de los tiburones que nadan en esas aguas. Esto no es nada realmente nuevo, sólo es un lugar diferente.

Una reciente serie de demandas de alto perfil está impulsando las comparaciones entre las redes de afiliados de YouTube y los estudios Hollywood en la explotación de los años 1930 y los años 40: Convencidos del talento joven e ingenuo, con poco poder para firmar contratos que los dejan en desventaja. Para las redes de representantes en Youtube significa que los contratos ligan a los creadores de contenido con ellos por tiempo indefinido, su contenido queda a perpetuidad y los representantes pueden tomar grandes ganancias en la propiedad de las empresas y productos que resulten.

Tan feos como algunos de estos contratos, al igual que las intenciones de aquellos que los escribieron, esto debería terminar mientras YouTube madura como la plataforma de entretenimiento principal de los jóvenes. 

Los “representantes” pueden tener todo el poder del lenguaje contractual que les gusta, pero si los artistas se niegan a producir en señal de protesta, ¿de qué sirve tener un papel? Finalmente, un punto medio debe y será encontrado.

En el pasado, si no te gustaba el contrato ofrecido, tenías muy mala suerte. Hoy existen más proveedores, pero no es difícil "ir por la libre" si eliges este camino.


COMENTARIOS