Algunos millennials están optando por incrustar gemas preciosas en sus dedos en sustitución de los anillos de compromiso.

“Hemos notado que últimamente mucha gente está buscando eso”, explicó a CBS New York Sam Abbas, propietario de NYC Ink Studio en West Village.

Pero ante cualquier perforación, Abbas explica que es imperativo limpiar la perforación al menos dos veces al día y que sea realizada por un profesional experimentado.

“Estás lidiando con sangre, así que tienes que ser muy, muy cauteloso”, dijo. “Lo que hacemos, es esterilizar todo”.

Para llevar a cabo el procedimiento el encargado de hacer la perforación remueve una porción de piel e inserta un anclaje de oro o titanio para la gema. Toma aproximadamente 10 minutos y el costo oscila los 100 dólares, aunque el diamante se vende por separado.

Como en la mayoría de las perforaciones, habrá algún tipo de dolor, explica Abbas.

“Vas a sentirlo. Te están perforando. Es un poco doloroso Pero la gente lo hace, y tengo mucha gente que dice: ‘Qué bien, no es nada, esperaba sentir más”, dijo Abbas.

Por su parte la dermatóloga, Monica Halem, planteó otras preocupaciones cuando se realiza la perforación.

“Antes que nada, estos procedimientos no están siendo realizados por un médico, y es un procedimiento quirúrgico”, dijo. “Hay muchas estructuras importantes que se colocan debajo de la piel que pueden dañarse fácilmente, como los tendones”.

Y por supuesto, su preocupación más obvia: si el diamante se enganchara.

“Eso está fijado justo sobre la piel, podría atorarse fácilmente con algo y causar mucho daño”, agregó.

Quitar el diamante podría ser incluso más doloroso que el procedimiento inicial y la cicatrización podría tardar hasta 20 semanas.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...