Mientras la Universidad Autónoma del Estado de Morelos sigue sufriendo por la falta de recursos para brindar educación a más de 40 mil alumnos en todo el estado, los diputados se reparten en comisiones nada menos que diez millones de pesos.

Estoy de acuerdo en que será más fácil educar a 40 mil estudiantes que a 20 diputados soberbios que sienten que serán diputados toda la vida, pero ésas son las paradojas que ya no nos debemos permitir los mexicanos, menos los morelenses.

Por lo pronto, la Universidad Autónoma del Estado de Morelos fue convocada a una reunión el día de hoy, a la que se espera acudan representantes de los poderes Ejecutivo y Legislativo, a quienes se confió el incremento financiero para solucionar la situación que se vive, informó el Rector Gustavo Urquiza Beltrán.

La esperanza es lo último que muere, pero la verdad no se ve claro que el gobierno local y el Congreso estén verdaderamente preocupados por la situación universitaria. Por eso el rector dejó en claro que, una vez que se realice la reunión, se tendrá que tocar lo referente al paquete económico del Gobierno del Estado y en el que esperan hayan hecho conciencia sobre la urgente necesidad de dotar de más recursos a la máxima casa de estudios, sobre todo porque cuentan con presupuesto limitado para cumplir sólo con el pago de salarios en la primera parte del próximo mes de diciembre y que están en la gestión para cumplir otros pendientes como aguinaldo y prima vacacional entre otros.

Gustavo Urquiza confió en la construcción de acuerdos positivos para la UAEM, porque es una realidad la crisis financiera que no se ha superado a pesar de las permanentes gestiones con los gobiernos federal y estatal, ya que se trata de la institución que forma a los futuros profesionistas de la entidad con toda la ortodoxia política que debe de aplicarse.

Mientras tanto, los diputados se reparten nueve millones 900 mil pesos que ellos mismos han destinado a 33 comisiones de la Cámara de Diputados del estado, a pesar de que cada organismo se ha caracterizado por un déficit en cuanto a la generación de políticas públicas.

De acuerdo a una solicitud de transparencia, Alicia Sánchez, Directora de Contabilidad de la 54ª Legislatura, informó que de esta forma esos organismos reciben -en su conjunto- cuatro millones 950 mil pesos al año. Dado que está en curso el segundo ejercicio de labores parlamentarias, esto se duplicó. La verdad es que el rendimiento de las comisiones es muy bajo y no se justifica un gasto de esa naturaleza.

Por eso tiene razón el rector cuando califica de lamentable la actual situación económica de la máxima casa de estudios, por lo que estarán puntuales al encuentro pactado para las cinco de la tarde de este miércoles, ya que es importante resaltar que el plazo para la aprobación del presupuesto de egresos del Poder Ejecutivo vence el próximo 15 de diciembre, y es necesario llegar a acuerdos que permitan respirar a la UAEM.

Es necesario fortalecer a la universidad para mantener el avance en materia académica y la atención a los miles de estudiantes que ahí se atienden, dijo Urquiza Beltrán al señalar que en materia de investigación se han logrado importantes avances, de ahí la importancia del respaldo financiero, que es indispensable para la institución.

Mientras, en el Congreso se reparten los millones bajo la mesa ya que en materia de cumplimiento de las obligaciones de transparencia tienen un déficit. La 54ª Legislatura carece de una estructura orgánica del organigrama en gastos por conceptos de viáticos; información curricular y sanciones administrativas; sanciones a servidores públicos; deuda pública; contratación de servicios de publicidad oficial; contrataciones; contratos; convenios; permisos; mecanismos de participación ciudadana; profesiones y cédulas profesionales, como informa “Morelos Rinde Cuentas”, ya que los diputados son menos trasparentes que todos los demás; pero, como son juez y parte, ni quien les diga nada, ellos se reparten de acuerdo a su conveniencia, sin importar la trasparencia a la que legalmente están obligados.

Mientras la universidad sufre por recursos, los diputados los gastan sin ton ni son, pero nadie les dice nada y hacen lo que se les pega la gana. 

No cabe duda de que por eso estamos como estamos, lo importante lo hacen a un lado para llenar sus ambiciones típicas de los que nunca han tenido y cuando llegan a tener locos se quieren volver. ¿No cree usted?

 

Teodoro Lavín León
lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin