Definitivamente, qué pesado ha sido durante los últimos dos años el esfuerzo con que los universitarios han tenido que venir luchando al haber recibido una universidad en números rojos.

El desorden anterior, con un crecimiento exponencial más con fines políticos que académicos, hizo que la universidad tuviera un verdadero colapso financiero al no contar con los recursos necesarios para pagar, al menos, la nómina de académicos y trabajadores.

Si a esto le aunamos el desprestigio con la presunta participación de la universidad en la “Estafa Maestra”, la situación ha sido cada día más difícil y la actual administración ha realizado circo, maroma y teatro para estirar los ahorros y el dinero.

Ahora, el rector señala que confía en obtener recursos de la federación en beneficio de la máxima casa de estudios. Busca cumplir los compromisos laborales de fin de año, así como lo correspondiente para el próximo año 2020. Todo ello como resultado de la reunión entre la UAEM y autoridades federales y estatales.

Como positiva calificó Gustavo Urquiza la reunión que sostuvo con los representantes de los gobiernos federal y estatal, así como con los diputados locales, quienes se comprometieron a respaldar las gestiones que realice la UAEM, no a darle el porcentaje que requiere, por lo que hay que tener cuidado; estos diputados, que hoy dicen apoyar, la semana pasada no estaban de acuerdo en el aumento del 5%. Como son tan letrados, señalaron que de todas maneras no le alcanzaba a la UAEM para solucionar el problema.

En dicha reunión se les presentó la situación financiera real que vive la UAEM, así como los programas de austeridad que han permitido importantes ahorros económicos y, por ello, de manera puntual y clara, se informó que el déficit estructural no es un problema actual, sino que es una herencia de hace varios años, como todos lo sabemos.

Pero lo más importante es quizás el compromiso público, dijo el rector, que ha sido y seguirá siendo el de mantener los ahorros sin descuidar la calidad académica; reiteró que su administración ha cumplido con la rendición de cuentas y con la entrega de las cuentas públicas de manera transparente, como hasta el momento se ha venido desempeñando, con la finalidad de alcanzar el incremento del 0.5 por ciento del presupuesto estatal, aunado a que tendrá el acompañamiento la UAEM ante la federación en las gestiones que estarán haciendo a fin de poder obtener los 390 millones de pesos para concluir satisfactoriamente este año, con el pago de aguinaldo y prima vacacional de los trabajadores, así como el reconocimiento de las plazas derivadas del aumento a la matrícula.

Por su parte, el Secretario General del Sindicato Independiente de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (SITAUAEM), Mario Cortés Montes, se pronunció por reducir las becas escolares para hijos de trabajadores universitarios. Aseguró que así se podrían generar ahorros considerables en los gastos 

de la Máxima Casa de Estudios de Morelos. Señaló que “los académicos universitarios estamos en la mejor disponibilidad de analizar algunos puntos del contrato laboral”, pero aseguró que las prestaciones que no se deben tocar son el aguinaldo y la jubilación de la base trabajadora; señaló también que podrían adecuarse a la dotación de uniformes una sola vez al año; asimismo, terminar con la entrega de lentes, incluso en las becas económicas que reciben los trabajadores de la UAEM para inscribir a sus hijos a preparatorias y universidades particulares.

El líder académico fue claro al señalar que la situación es contradictoria, pues la casa de estudios de Morelos cuenta con programas académicos de nivel bachillerato y universidad certificados, en los que precisamente los hijos de la base trabajadora se podrían integrar, e insistió en que se pueden analizar las dotaciones de ropa; por ejemplo, un trabajador no se gasta dos pares de botas en un año. Las becas para escuelas privadas es otro punto, sigue siendo difícil de creer que los propios trabajadores manden a sus hijos a escuelas privadas, “cuando tenemos preparatorias aquí en la universidad”. Informó que desde inicio de año sus agremiados aprobaron los programas de austeridad para generar ahorros y se mantienen en la apertura para colaborar, pero agregó que en asamblea general deben generarse los acuerdos.

Como nos podemos dar cuenta, todo mundo está dispuesto a cooperar en beneficio de la universidad, ahora esperemos que esta cooperación sea de a de veras y no de dientes para afuera; porque los diputados, al parecer, no entendieron o les dieron instrucción de que cambiaran de opinión. Lo importante es que la universidad pública, que es la más importante, salga adelante. ¿No cree usted?

Extraordinaria noticia para Morelos es el regreso de Víctor Hugo Valencia como Delegado del INAH. Él es un hombre conocedor, honesto y sabio, que conoce la problemática de Morelos y que en las dos ocasiones que ya ha estado al frente del organismo lo ha hecho de maravilla. Un gusto en verdad su regreso, bienvenido por el bien del estado.

 

Teodoro Lavín León
totolavin@outlook.com