Cada vez que nos llega una pandemia nos encontramos con un cambio significativo. Por ejemplo los primeros de que hemos estudiado a través del tiempo son cuando el hombre era cazador y, al conocer el trigo se volvió sedentario al tener que cuidar de su siembra; fue el constructor de su aldea, la que se convirtió en ciudad y en un Nuevo Orden Mundial.

Después en el siglo XIV se presentó la peste negra, la cual devastó la mitad de Europa. Por otro lado el gran imperio griegos con sus filósofos, con la democracia y la república, también desapareció, se sabe de algunas pestes que le hubieren caído, gracias a los escritos de Homero, de quien también se conoce la historia de Troya, pero hasta la fecha nadie sabe dónde se encontró.

Y así llegó otro orden mundial. Y en el siglo XVII apareció la Fiebre Amarilla. Con el cristianismo todo cambió. Hubo un Nuevo Orden Mundial que se extendió por todo el planeta, acompañado de cambios que significaron y que continuaron con el nuevo testamento La Esclavitud, el Medioevo, el Renacimiento, el Descubrimiento de América, La Revolución Industrial, el oro como valor de cambio efectuado por la Gran Bretaña,(hasta que Richard Nixon determinó, con el respaldo de los más ricos del planeta, que la moneda que rigiera en lugar del oro, fuese el dólar estadunidense).

Y llegó el capitalismo y como no se ha podido llevar todas las riquezas del mundo, se inventó el neoliberalismo, después la globalización como un Nuevo Orden Mundial. Luego llegó la más mortífera de las epidemias de la historia que fue la pandemia de la Viruela, la que provocó 300 millones de fallecimientos y que fue erradicada a finales del siglo XX en 1980 en que se encontró la vacuna. La Peste Negra o Bubónica fue también una de las epidemias más agresivas de la historia del planeta.

Estuvo activa durante muchos años y provocó la muerte de 12 millones de habitantes en el planeta. Se presentó en Europa en el siglo XIV por causa de unos roedores, a los que se han culpado por muchos años, pero en los años 60 al hacer un nuevo estudio, el doctor e investigador de la Universidad de Oslo Noruega, Nils Stenresth investigó que la rata no había sido la razón de tal peste, pues el trasmisor fue un simio. El Cólera con sus enormes epidemias de finales del siglo IXX hasta principios del siglo XX, supera la muerte de los 3 millones de descensos. A principio del siglo XX, dejó una estela de fallecidos en 7 meses, entre septiembre de 1918 y abril de 1919 ahí no hubo ningún Orden Mundial.

La Revolución Marxista Leninista se vio beneficiada, aunque no lo admiten por esta pandemia que dio lugar a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. La segunda guerra mundial y la división de Europa entre los países socialistas y capitalistas, hasta la desaparición de la Unión Soviética.

También fue un Nuevo Orden Mundial. La práctica del neoliberalismo y de la globalización que no fue más que el radicalismo del injusto y arrasador capitalismo, ha resistido las pandemias de varios tipos. El Ébola se pudo prevenir al encontrar una vacuna al poco tiempo de su infección, pero no así, incluyendo al sarampión que hasta hoy lleva 200 millones de muertos. Es una enfermedad infecciosa viral aguda que produce fiebre hemorrágica en humanos.

El virus del Ébola se describió por primera vez en 1976 por el doctor David Finkes, cuando se presentaron varios casos de la fiebre hemorrágica al estar estudiándola en Zaire y Sudan. En 1957 -1958 se presentó la Gripe Asiática proveniente de China con una alta mortandad en cuatro semanas en que fallecieron un millón y medio de habitantes. Hay varios tipos de SARS (epidemia de síndrome respiratorio agudo grave) de 2002 a 2004 surgido en Cantón China.

En agosto de 2003 causó 916 decesos, pasando por la gripe Aviar, La gripe “A”, el Ébola y el Dengue y en 2009 el H 47 la Influenza. Finalmente el Coronavirus (COVID.19) arribó a Asia, Europa, México, Estados Unidos y el resto de Latinoamérica, la que seguimos sufriendo hasta la fecha.

Ha sido difícil encontrar alguna de esas epidemias que haya logrado un nuevo orden mundial. Lo más seguro es que vamos a tener algunos problemas económicos, sociales y en especial de luto y dolor por los que fallecieron. Pero se nos va a olvidar y conociendo a los ricachones foráneos y locales, las cosas van a seguir como hasta hoy, porque jamás tendremos un NUEVO ORDEN MUNDIAL.  

 

RAFAEL BENABIB

rafaelbenabib@hotmail.com