La línea 3 del Metrobús en la Ciudad de México acaba de estrenar las primeras unidades eléctricas presentadas por la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, donde mostró el inicio del proceso de transición hacia la electromoviladad al poner en circulación los primeros 10 autobuses eléctricos en la línea 3 del metrobús.

Será el primer paso para convertir a todos los autobuses al servicio de la Ciudad Capital, el ser movidos a través de la energía eléctrica, los que van a ser articulados, fabricados específicamente para dicho sistema de transporte, cuyo costo unitario fue de 17 millones de pesos; además se invirtieron 30 millones más para infraestructura, como la estación de recarga instalada en el patio de encierro de la línea 3.

Subrayó que la capital del País va en camino de ser la ciudad del continente con mayor inversión en electromovilidad, que además de no generar emisiones contaminantes mejora el servicio para los usuarios. 

Los 500 trolebuses y estos autobuses eléctricos que están desarrollando en la línea 3 del metrobús nos van a llevar a la vanguardia de cualquier ciudad de América Latina y probablemente de todo el continente, añadió la Titular del Ejecutivo local.En este acto, el director general de Mobility ADO, José Antonio Pérez Antón, prometió la participación de la empresa para sustituir a toda la flota de autobuses de la línea tres a unidades eléctricas, proceso que, señaló por su parte el director de Metrobús, Roberto Capuano Tripp, se llevará hasta finales de 2022.

“Estos autobuses no existían y los fabricaron específicamente para nosotros, por lo que el siguiente paso es plantear el esquema financiero” para la adquisición de las demás unidades que deben sumar 70, expresó. Añadió que el paso hacia la elecrtomovilidad es impostergable en el transporte público y lo que se está haciendo es preparar al Metrobús para entrar a ese proceso con el apoyo de este gobierno a las distintas empresas concesionarias de las diferentes líneas de ese sistema de transporte.

EL PLAN GENERAL.

El titular de la Secretaría de Movilidad, Andrés Lajous Loaeza, destacó a su vez, que con esas 10 unidades “se inicia la transición hacia la energía eléctrica en el Metrobús” para tener un transporte con cero contaminantes, que además permite defender el medio ambiente, reducir el gasto en combustible y una mejor calidad de viaje para los usuarios. 

Los nuevos autobuses tienen una autonomía de 330 kilómetros  y su carga se lleva un promedio de tres horas y media; dejarán de emitir, cada uno, 40 toneladas de bióxido de carbono en 10 años y tienen capacidad para transportar a 160 pasajeros.

En el desarrollo colaboraron las empresas VEMO, encargado de la infraestructura de encarga y MIVSA, concesionaria de la línea 3 del Metrobús, con la asesoría de Mobility ADO.

EL PLAN DE ALCANCE MUNDIAL

Este es el primer paso para lograr que todos los automotores que circulan en la Ciudad de México, sean convertidos con el mismo sistema de electromovilidad que los autobuses del Metrobús. En especial los taxis y poco a poco los automóviles particulares. “Sabemos que esta será una ardua tarea, pero al comenzar con el Metrobús, los siguientes autos que se fabriquen para la Ciudad de México y para el resto del País, serían fabricados a base de electricidad”. Aunque su producción es más costosa, a la larga el ahorro en gasolinas y en contaminación ambiental será mucho mayor por la ausencia de los lubricantes y la desaparición de las partículas contaminantes en el ambiente, se lograría que la Ciudad de México fuese una de las ciudades ejemplares para el resto del mundo.

 

EL LITIO COMO 

PARTE DE PARTE 

DE LA SOLUCIÓN

Uno de los metales que se usan para el indispensable funcionamiento adecuado en el éxito de dicha energía es el litio, del cual México tiene en grandes cantidades y que no se sabe si aún no han sido explotadas; por ejemplo en Sonora hay unos grandes yacimientos en los alrededores de las casas de las familias Lebarón, quienes a su vez tienen doble nacionalidad México-estadunidense, y se piensa que por eso están arraigados en esas tierras, donde los pequeños montes, las veredas y el piso de esas propiedades, el litio  está esperando que las vengan a explotar. 

Aunque los habitantes de esas latitudes tengan la doble nacionalidad, no dejan de estar en territorio mexicano, por lo cual todo lo que está debajo de la superficie es del Estado, como el agua, el petróleo y por supuesto las minas, las que pueden ser concesionadas sin que dejen de ser propiedad de la nación.

     El litio es el mineral más preciado en la actualidad, pues sirve para las computadoras, un tipo de relojes, los celulares, la televisión, las naves espaciales, maquinaria industrial de muchos tipos, las plantas de aire acondicionado y un sinfín de aparatos que sin ello no tendríamos la energía que ahora se produce para la vida del ser humano.

México es uno de los países que más minas de litio posee el cual va a liberar al mundo del carbón, del bióxido y del monóxido de carbono, porque al liberarse de esas partículas contaminantes, se usa pura energía limpia, sin echar a un lado que para hacerlo funcionar, ser necesita el uso de las energías fósiles, como el petróleo y su compañero el gas.

PLANETA LIMPIO PARA SOBREVIVIR 

Pero de todas maneras si se llega a cambiar el petróleo por la energía eléctrica, el litio que se usará en todo el planeta limpiaría en un 30 por ciento al mundo de contaminación y, para eso, se necesitará el litio como uno de los más importantes componentes en la lucha por el medio ambiente.El valor económico de dicho mineral no importa, su uso será cada día más necesario para las nuevas tecnologías de todo tipo, como la de los alimentos del campo, la medicina, la robótica, la de la industria, la de la aviación, la de propulsión a otros planetas, a la marina, la de las oficinas, en el hogar y ahora en cientos de cosas más.

UN FUTURO PROMISORIO

Imaginemos el mundo entero sin gases. Lleno de flora en lugar de autos particulares, camiones, taxis, autobuses y otros medios de locomoción, con trenes eléctricos como los que ya existen: el metro, el teleférico, etcétera, etcétera, en pocos años el mundo se habría salvado de tanta polución, calentamiento global y destrucción de nuestro entorno, del ser humano y de nuestro planeta.

Y así hará que el agua de mar se vuelva potable, que se salven los polos, que se terminen los huracanes, los temblores, con las nuevas técnicas de investigación se eliminen las pandemias y así habrán menos guerras, mejor producción de alimentos, medicamentos, escuelas, centros de recreación, un techo seguro para los ciudadanos y finalmente una vida armónica para todos los seres que habitamos el planeta tierra.

“Esto se lo vamos a agradecer al litio y a Claudia Sheinbaum por haber empezado con sus Metrobuses eléctricos”, añadió uno de los reporteros al terminar la rueda de prensa.

Por:  Rafael Benabib / rafaelbenabib@hotmail.com


Las opiniones vertidas en este espacio son exclusiva responsabilidad del autor y no representan, necesariamente, la política editorial de Grupo Diario de Morelos.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado