De acuerdo con el responsable de la Salud en Querétaro, es más elevada la posibilidad de contraer VIH si uno recibe una transfusión de sangre donada por alguien homosexual. Por ello, reporta medio, Ramírez Argüello sugiere que no ser homosexual debería ser una condición para poder donar sangre.

El funcionario queretano clarifico que su recomendación no tiene nada que ver con homofobias, prejuicios o algo parecido. Es, simplemente, un intento de dar mayor “seguridad” a los sujetos que reciben transfusiones.

“Aquí hay que sí ser muy claros, no tanto que sea discriminatorio, es por seguridad. Si yo te digo: ¿Sabes qué? Esta sangre es de paciente que donó y es homosexual ¿Te la pondrías? ¿Quién dice que sí?”, cuestionaba el titular de Salud a los reporteros.

“Y respeto, ¿eh?”, añadió.

Para justificar su indica miento, echó mano del término “periodo de ventana”, que es el tiempo que demora en ser detectado el VIH en las pruebas sanguíneas, luego de ser contraído. De 3 a 12 semanas mientras, puede que la prueba dé “negativo” y que se porte el virus del SIDA sin conocerlo y donar sangre “contaminada”.

Pues eso aplica para todo mundo. Ramírez Argüello admitió que una persona heterosexual puede contagiar el VIH durante el mencionado periodo de ventana, pero mostro que es más el riesgo si se es homosexual. “Sí es un factor de riesgo y la idea es disminuir los factores de riesgo“, afirmó.

De acuerdo con la periodista Crystal Mendivil, el secretario de Salud menciono que la palabra “homosexual” supone que el individuo ya ha tenido relaciones sexuales y “ése es uno de los obstáculos para ser donante”. No obstante, la norma señala que las personas a las que se les sugiere abstenerse de donar sangre son aquellas que han tenido dos parejas sexuales o más en un año.