Inglaterra.- Momento complicado el que está pasando el Liverpool en la temporada, especialmente agravado con la lesión de Virgil Van Dijk, por lo que el día de ayer vino de atrás para vencer 2-1  al Sheffield United, en la Liga. 

Ante esa baja, Jürgen Klopp metió a Fabinho para suplir al holandés, recordando el brasileño sus tiempos de lateral, pero las cosa no empezaron bien para los reds, que se fueron abajo en el marcador con la diana de Sander Berge de penalti en el 13’. Aunque mejoraban las cosas por la insistencia de los de Anfield, ya que Roberto Firmino anotaba el empate al filo del descanso.

Los actuales campeones apretaron al regreso del descanso, que vieron cómo se anulaba un gol a Mohamed Salah en el 61’ por fuera de juego, aunque Diogo Jota sí lograba avanzar a los campeones de la Premier en el 63’ para llevarse los tres puntos en el partido. 

Staff Diario de Morelos