“Sé un punto de referencia de calidad. Algunas personas no están acostumbradas a un ambiente donde la excelencia es aceptada”. 

Esta es solo una de las frases con las que Steve Jobs rigió su vida.

Creativo, revolucionario, innovador, fundador de Apple, y la persona a quien se le atribuye el éxito de la compañía y la realización de algunos de los productos más novedosos, como el iPhone o el iPad.

La escuela no define tu éxito

Steve se definió a él mismo como un niño "problemático", era disléxico y abandonó la universidad, comenzó a trabajar en Atari, en 1976 funda Apple, después abandona la empresa que él mismo fundó, compra Pixar, en esa etapa (1986), realiza películas como “Toy Story” y “Bichos". En 1996 vuelve a Apple y detona el éxito de la empresa.

Los años subsecuentes la compañía de la manzanita se ha posicionado como una de las empresas más vanguardistas, cuyos productos tienen una gran demanda.

En 1993 es diagnosticado con cáncer y se mantuvo activo, en octubre del 2011 anuncia su renuncia como Director Ejecutivo de la compañía, dijo: “desafortunadamente, ese día ha llegado, porque ya no puedo cumplir mis deberes y expectativas como Director Ejecutivo de Apple”, siguió trabajando ahí hasta el día de su muerte, el 5 de octubre del 2011, a la edad de 56 años.

El legado de Jobs es incontable, cada uno de sus productos han marcado un antes y después en nuestra tecnología.