Aretes, collares y decoraciones llenas de color, elaboradas puntada tras puntada y con mucha imaginación, te mostramos hoy

El arte de bordar no a cualquiera se le da, es un don pues es un proceso en el que se crean verdaderas obras únicas e irrepetibles. Desde muy pequeño y por la inquietud de hacer lo mismo que  su mamá y su tía, Diego comenzó a bordar.
Con aguja en mano, hilos y bastidores lleva gran parte de su vida dedicándose en sus tiempos libres a bordar; a sus 27 años, Diego comenta que ha sido difícil esta práctica, pues si bien se tiene definida para mujeres no hay ningún problema que un hombre grabe su creatividad en un lienzo bordado.

Con pena, pero con más ganas de salir adelante él crea verdaderas obras de arte. Basado al diseño que sus clientes le pidan, comienzan las puntadas llenas de colores y detalles que resaltan aún más su trabajo.

¿Quieres uno?
El precio varía según el diseño requerido y el tamaño, más de 8 o 10 horas son las  dedicadas a cada bordado para que el cliente quede satisfecho y se lleve a casa una artesanía única.

Apoyemos el talento morelense y las artesanías locales y regionales.

¡Síguelo!
Puedes seguir y hacer pedidos a Diego, en su pagina de Instagram punto.tras.punto o al número 7772573052.

Por: Cristian Alaniz / [email protected]