compartir en:

Cuernavaca, MORELOS.- Al mismo tiempo que los negocios establecidos se benefician del consumo que provocan campañas publicitarias como la de El Buen Fin, también sufren del robo de mercancía a manos de las llamadas “farderas”, que aprovechan la aglomeración para hurtar, señaló el presidente de la Canaco, Alejandro Uribe García.
El representante dijo que el monto de las pérdidas que registran los negocios por este tipo de robos no está cuantificado, pero sí está documentado por los comerciantes que intentan evitarlo con diferentes mecanismos de seguridad.
Dijo que es probable que no sea muy significativo, pero al registrarse de manera periódica, obliga a los empresarios a incluirlo dentro de las mermas que presentan en sus negocios.
Agregó que a diferencia de lo que los grandes almacenes pueden hacer para evitar la sustracción, con tecnología incorporada al producto y en los establecimientos, el pequeño comercio recurre a otros métodos para inhibirlo, como la contratación de personal de seguridad, o la instalación de circuitos de videovigilancia.
Pero, lamentablemente, para el ladrón (o ladrona) siempre hay ocasión, y la concurrencia que registran los establecimientos en temporadas de mayor consumo, como la que promueve el Buen Fin, es propicia.
Lamentó que la mayoría de este tipo de robo sea cometido por mujeres, y en no pocos casos, acompañadas de menores de edad.
Uribe García añadió que los giros que más sufren de este tipo de hurto son los de ropa y enseres para el hogar.

Pérdidas
El comercio resulta afectado por la presencia de hombres y mujeres que llegan a robar.

Negocios
Son los establecimientos de venta de ropa los que sufren más las acciones.

1 guardia
de seguridad por comercio para contener los robos de mercancía

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ / [email protected]