A partir de octubre, las empresas deberán proteger a sus trabajadores de cualquier factor que pueda provocarles estrés, ansiedad, deterioro congnitivo o dificultad para concentrarse. 

De acuerdo a la Norma Oficial Mexicana (NOM) 035, los líderes y jefes deben asegurar a sus trabajadores un espacio tranquilo, seguro y amable, de esa manera no sólo cuidan su salud mental, también su productividad. Se pretende que esta ley sea efectiva en 2020.

Según cifras nacionales, el 43 % de los mexicanos padece estrés laboral y 33% es adicto al trabajo. En consecuencia,  pequeñas, medianas y grandes empresas deben regular la calidad y el equilibrio de la vida social y la laboral.

Por decreto de la NOM, los líderes deberán aplicar a sus empleados exámenes médicos, evaluaciones psicológicas que les permitan determinar su estado de salud física y mental. Estos exámenes serán aplicados paulatinamente o cuando alguno de los empleados presente signos de fatiga crónica, estrés o inclusive baja productividad.

Existen diversas complicaciones de salud consecuentes a una vida laboral excesiva y agotadora. Las más reconocidas son:

  • Insomnio
  • Dolores de cabeza
  • Problemas digestivos
  • Hipertensión arterial
  • Cambios emocionales (Vía: Forbes)

Por tanto, durante el 2019 las empresas deben identificar dentro de sus instalaciones cuáles políticas, normas, tareas y actitudes crean un espacio de trabajo poco favorable.

Luego, necesitan crear estrategias adecuadas para combatir cada uno de estos factores, finalmente, las reformas deben ser aplicadas para que en el 2020 puedan ofrecer un espacio de trabajo digno a sus empleados.

Por su parte, la Secretaría de Trabajo y Previsión social (STPS) verificará que las adecuaciones hayan sido realizadas, de lo contrario, podrá aplicar diversas sanciones en contra de la empresa, sin embargo, hasta el momento no se ha hablado si se trata de una amonestación monetaria o de otro carácter.

El día del trabajo, AMLO declaró que en su gobierno se dará prioridad a los sindicatos de trabajadores, por tanto, se espera que las demandas de los mismos sean atendidas con premura y de la manera adecuada.

Esto crearía un ambiente que no sólo le permita al trabajador realizar sus labores de la manera adecuada, sino que reconozca su esfuerzo y éste sea pagado de la mejor manera. También se espera que el trabajador pueda desarrollarse en el ámbito familiar y profesional sin que tenga que sacrificar ningún aspecto de su vida en el intento.Bajo este marco, sería idóneo hablar del sueldo pues como muchos trabajadores saben no sólo un mal ambiente de trabajo trae complicaciones para la salud, sino que una mala remuneración también puede provocar estrés y ansiedad.