México se convirtió en el primer país de América Latina en adoptar una política exterior feminista, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), al recordar que a nivel mundial Francia, Canadá, Noruega y Suecia tienen una política exterior de ese tipo.

“La Política Exterior Feminista de México incluye en el enfoque de derechos humanos la perspectiva de género de manera transversal”, anotó la cancillería en un comunicado.

Ello, en el marco de la XXXI Reunión Anual de Embajadores y Cónsules (REC) que se lleva a cabo en la cancillería, donde se abordó el segmento de Política Multilateral.

La Política Exterior Feminista de México está fundada en un conjunto de principios que buscan, desde la política exterior, impulsar las acciones gubernamentales para reducir y eliminar las diferencias estructurales, brechas y desigualdades de género, a fin de construir una sociedad más justa y próspera.

Como una adición respecto de otros ejemplos internacionales, la PEF Mexicana buscará hacer transversal el enfoque de derechos humanos, la perspectiva de género y la interseccionalidad, en todas las áreas de la política exterior mexicana.

Esta estrategia se desarrollará durante el periodo 2020-2024 y estará conformada por una política exterior con perspectiva de género y agenda feminista exterior plus, una SRE paritaria, SRE libre de violencia y segura para todas.

Ademas, visibilizar la igualdad, una cancillería feminista interseccional. Para cada uno de estos ejes, se han definido acciones específicas, entre las cuales destacan la presentación del Manual de Principios de Política Exterior; la adhesión de la Cancillería al programa HeforShe.

Además, la certificación de representaciones en el exterior en la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en materia de Igualdad Laboral y No Discriminación; una serie de talleres con actores clave; el desarrollo de un perímetro de cuadrantes seguros y libres de violencia en las inmediaciones de la SRE; entre otras.

La coordinación de este proyecto estará a cargo de la Subsecretaría para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, a través de la Dirección General de Derechos Humanos y Democracia, que realizará su seguimiento y evaluación.