Un nuevo año ha llegado y es momento adecuado para hacer un balance de tus finanzas actuales, tomar la iniciativa de no dejar fuera a tu economía de los propósitos navideños y comenzar a practicarlas desde hoy.
A través de un sencillo entrenamiento financiero, esto es posible; una estrategia a seguir te ayudará a llegar a la línea de meta, sin perder el aliento y con unas finanzas sanas.
A lo largo del año las personas se dedican a trabajar para ganar dinero, pero emplean muy poco tiempo en identificar en qué lo gastan. Enero es el momento clave para iniciar con el pie derecho. Proponte ejercitar tus ingresos y gastos y convierte en realidad, a través del presupuesto, tus metas financieras.
En esta estrategia entra la adquisición de un seguro, el ahorro, el control en las tarjetas de crédito y la inversión, entre otras, como preparar el retiro.
Es necesario priorizar gastos, elaborar un presupuesto, consumir inteligentemente, comparar precio y calidad de productos, conocer la capacidad de endeudamiento y de pago.

Anticipa tus gastos
Prever tus compras te permitirá diferenciar las cosas que verdaderamente necesitas de las que deseas. Recuerda: La suma de pequeños gastos pueden perjudicar tu bolsillo.

Elabora un presupuesto
Llevar una lista de tus ingresos y gastos mensuales para saber cuánto dinero destinas a cada concepto, te ayudará a identificar en qué puedes economizar. Te recomendamos descargar la App “Presupuesto familiar” de la Condusef, ahí podrás elaborar un presupuesto de acuerdo a tus ingresos, gastos y capacidad de ahorro.

Consume inteligentemente
Evita hacer compras por impulso, cuestiona las promociones y la publicidad, lee las etiquetas, conserva siempre tus comprobantes de compra.

Compara precio y calidad
Esto te permitirá adquirir mejores productos y servicios a menor precio.

Conoce tu capacidad de endeudamiento
Resta a tus ingresos mensuales la cantidad que gastas en el mes y la que destinas al ahorro, para saber que tanto puedes endeudarte y cuánto dispones para tus deudas.

No te retrases en tus pagos.
Si pagas a tiempo tus deudas, podrás evitar los recargos, intereses moratorios, gastos de cobranza, entre otros.

Decídete a ahorrar
Es el inicio para alcanzar tus metas, trata de ahorrar al menos el 10% de tu ingreso mensual neto y busca opciones convenientes para proteger tu dinero.

Elabora un plan de vida financiero
Establece metas realistas considerando tu nivel de ingresos y gastos. Divídelas en corto, mediano y largo plazo y comienza hoy a tomar mejores decisiones.