ESTÁ VISTO que una cosa son las recomendaciones preventivas de COVID-19 que presenta el semáforo federal y otra muy variada lo que la comunidad hace y, sobre todo, deja de hacer al mismo respecto.

Anoche, en su conferencia de las 19 horas, la Secretaría de Salud federal vía el equipo que comanda el doctor Hugo López-Gatell cambió de rojo a naranja el semáforo para la CDMX; Morelos sigue en rojo.

En paralelo, sin embargo, lo que se ha visto en calles morelenses durante en esta semana que termina tiene que ver poco con el no muy detallado menú de actividades económicas sugeridas por la autoridad.

EL FENÓMENO descrito líneas arriba no se da exclusivamente por obra de la comunidad, sino también de la autoridad, porque a menudo los mensajes que emite ésta son confusos y hasta rayan en lo contradictorio.

Verán: el jueves reciente, poco después de las 16 horas, el secretario de Salud de Morelos, doctor Marco Cantú, lamentó que ha aumentado la movilidad social en la entidad, con riesgo de aumentar los contagios.

Tres horas después, en la conferencia del subsecretario de Salud de todo México, doctor López-Gatell, se detalló con gráfica en pantalla que la movilidad social en Morelos había bajado. Alias, cables cruzados.

EN PARALELO al llamado regreso a la nueva normalidad, que más bien parece “rompan filas” para escolapios de primaria, es obvio que las autoridades han actuado en razón de presión de grupos económicos.

No está mal la reapertura gradual en el entendido de que la economía ya sufre severas afectaciones, lo que no cuadra es la falta de orden de muchos que desestiman las medidas mínimas de prevención de contagio.

Es decir, hay abundantes evidencias de que más allá de la autoridad, hay muchos ciudadanos que no acaban de asumir la responsabilidad de reducir la probabilidad de contagio, perjuicio propio y a sus familias.

CERRAMOS UNA nueva semana con pandemia, no hay visos claros de que bajen los contagios y no hay certeza de que vaya a aparecer una vacuna para prevenir o curar el COVID. Esto se vuelve cosa de cada quien.

 

opinion@diariodemorelos.com

Twitter: @ezapata1