COMO ya debe ser de fama pública, este domingo hay “Ley Seca” en Morelos y, desde hoy, en algunos municipios, pues se pretende inhibir desmanes en la jornada electoral relacionados con el consumo de alcohol.

Dicen, los que dicen que saben, que el término de “Ley Seca” tiene origen en los inicios del siglo pasado en Estados Unidos, por impulso del Movimiento por la Templanza, para no excederse en beber, comer…

Alias, se imponía una forma de conducta y hábitos a la población que tuvo su mejor momento de 1919 a 1933, lapso en el que también surgió la producción y venta ilegal, así como consumo y delitos varios.

DE aquellos tiempos a la fecha no ha cambiado mucho la tentación de la autoridad de imponer a base de plumazos ciertos conductas que, en lugar de ser por ley, habrían de depender del albedrío, del juicio propio.

No es nuevo que a cada jornada electoral le embiste el plumazo de la “Ley Seca”, ya no digamos en la producción, como en aquellos tiempos de Alphonse Gabriel Capone, mejor conocido por los cuates como Al Capone…

Como tampoco que la medida choca contra la dinámica de cada vez mayor respeto a la decisión del individuo, como también que si en el uso de esa libertad se comete algún delito, venga la penalización.

MÁS aún, así como en aquellos tiempos de la mafia siciliana en Chicago, un remedo son los lugarcillos donde al margen de la ley se vende alcohol; es decir, atrás de la norma viene aparejado el “remedio”.

El anuncio mismo de “Ley Seca” lleva consigo la clásica “prevención” del consumidor habitual, que si desea consumir bebidas embriagantes en la víspera y/o el día de la elección, no tendrá impedimento para hacerlo.

Si el argumento es que bajo los influjos del alcohol se cometen desmanes, es cierto, tanto como que también sin alcohol se dan, acaso en menor medida, sin que el plumazo de la “Ley Seca” pueda impedirlo.

COMO sea, lo más deseable es que ni alcohol u otras drogas obnubile al elector, como tampoco las preferencias electorales que han llegado al tono, probablemente sin alcohol, de atentados y hasta homicidios.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...