México.- Miguel Herrera, técnico del América, negó haber recibido algún ultimátum de la directiva azulcrema después de que el sábado pasado fue expulsado del partido contra Santos, la tercera vez que le ocurre en el torneo Apertura 2019.

El estratega también descartó una persecución de los árbitros en su contra, aunque consideró que la discusión en la que se enfrascó con su colega Guillermo Almada no ameritaba tarjeta roja.

“Han generado chisme los medios, yo no recibí ninguna llamada de nadie ni siquiera de Santiago (Baños). Recibí una sanción la vez pasada, pero en esta ocasión nada”, mencionó Herrera en conferencia de prensa.

El estratega del América agregó: “no creo que haya una situación de esas, tengo que ser más cuidadoso. Ustedes lo han dicho, la última me parece que no era de expulsión. Son decisiones del árbitro, tendremos que estar más concentrados en no darles condiciones para tomar estas decisiones”.