El pasado domingo zarpó de Isla Mujeres, un barco llamado “La Montaña” de bandera alemana, que se dirige a Europa al puerto de Vigo, España, en el que va un grupo de siete miembros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional: Entre ellos van cuatro mujeres, dos hombres y un representante de la comunidad LGTB. Desde el viernes anterior un grupo de indígenas se subieron al barco La Montaña con todo y sus pertenencias, seguramente para tomarse una foto con los siete zapatistas que se iban de viaje, pero fueron bajados de inmediato porque el barco tenía que zarpar hacia Europa a los dos días después. 

El Subcomandante Moisés habló sobre los objetivos de ese viaje (porque del Subcomandante Marcos ya no se ha oído mentar. Algunos creen que se retiró a la vida privada, otros dicen que regresó a dar clases a la UNAM y la mayoría de sus compañeros nos dijeron que se encuentra entre ellos como un integrante más del EZLN) y reiteró que la razón de este viaje a Europa es porque habían sido invitados por unas asociaciones y ONG a cambiar impresiones sobre la forma de luchar contra el capitalismo.

El subcomandante habló, antes de que zarparan, de los planes que el movimiento tiene sobre las tierras, el agua y los problemas del campo. Dijo que tenían un plan que se llamaba “Sembrar Vida”, el que no tenía nada que ver con el trabajo que viene funcionando desde que llegó el presidente Andrés Manuel López Obrador “Sembrando vida”.

 

¿Quién está pagando este viaje?, habrán pensado que aunque sólo sean 7 integrantes no los van a dejar que se bajen en ningún puerto europeo porque todos están cerrados por los asuntos de la epidemia del Covid/19. Y suponiendo que si les permitieran bajar a los 20 países que piensan visitar, quién les dijo que México los va a recibir de vuelta sin antes asegurarse de que no son portadores de la Tercera Ola del coronavirus europeo, aunque no se hayan infectado.

 

La idea de este viaje en el que los integrantes del grupo zapatista es intercambiar impresiones de cómo afrontar la desigualdad derivada del sistema económico y social capitalista, también es el de la búsqueda de la paz para los indígenas de Chiapas y de todo el País. 

Entonces, si lo que se pretende es desarmar a la población que usa ilegalmente esas armas, la gente se pregunta: qué está pasando con los integrantes del EZLN el que está armado y que se organizó en el gobierno de Salinas de Gortari, que le declaró la guerra a México y que nunca ha firmado un tratado de paz. Qué clase de guerrilleros son, qué buscan, quién los armó y les dio tanto poder que hasta se les permitió llegar al recinto del Congreso de la Unión enmascarados y armados a la Cámara de Senadores, cuando Vicente Fox, después de recorrer armados desde Chiapas hasta la Capital, sin ser detenidos por las fuerzas públicas como ahora lo hacen con los indocumentados de Centroamérica y de todo el mundo.

La historia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) nació como una organización de carácter pro indigenista. Hasta el 2006 fue un grupo militar y hoy en día es un movimiento político. Su bandera se inspiró en Emiliano Zapata, en el marxismo y en el socialismo. Su composición militar es la de un grupo guerrillero y su principio no es tomar el poder, sino convertir el País en un “Mundo Nuevo”, según lo planteó el sub comandante Marcos.

Al principio se presentó como un grupo de extrema izquierda y luego cambió y se autonombró como una organización que luchaba en beneficio de los derechos de los pueblos indígenas.

En cuanto comenzó el movimiento nos encontramos con un grupo muy numeroso bien entrenado, uniformado y con armas de alto poder.

Estuvieron dirigidos por el sub comandante Marcos, quien tenía su propio Sistema de Comunicación Satelital para comunicarse con todo el mundo al grado que un grupo de jóvenes italianos convencidos por su verborrea vino a México para ayudarlo, pensando que era el nuevo Zapata mexicano, de la misma forma que engañó a la mayoría de la población mexicana.

Comenzó a recibir apoyo económico de muchos países, los que se desencantaron cuando vieron que el sub comandante Marcos era una vacilada del gobierno de Salinas de Gortari y no hacía nada por los indígenas más que movilizarlos, según conviniera, como poco después lo hiciera el PRI con “Antorcha Campesina” con gente que no sabía que estaba haciendo dentro de las marchas en las que tenían que sufrir ese ardiente sol. 

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional ha hecho esto mismo desde 2006 hasta la fecha, en que el indígena chiapaneco no sabe para qué sigue encapuchado y para qué quiere esas armas si Salinas de Gortari ya no necesita que se meta el miedo de que pueda llegar una posible guerra a la población y así nos tenía entretenidos, que se olvidaran del robo de la presidencia en 1988, de los millones de dólares que se llevó de la venta de todas las propiedades del gobierno de México, como los bancos, la Energía Eléctrica, Fertimex, que era la fábrica más importante de fertilizantes en toda Latino América, de las devaluaciones del peso; de 12.50 por un dólar, a 27.00 pesos y muchas cosas más que antes eran de los mexicanos y ahora son del extranjero o del millonario local. De cuando la tierra era comunal o ejidal y cambió el Artículo 28 de la constitución en que las tierras, las minas, el agua y todo eso era exclusivamente de los mexicanos. También cambió el Artículo 123 de la constitución sobre la educación. El que dice que no se podría ser presidente de la república si no era hijo de padre y madre mexicanos, con lo cual Vicente Fox, hijo de padre extranjero y de madre mexicana, pudo llegar a la presidencia de la república, con la condición de que privatizara la riqueza petrolera de nuestro País, cosa que no pudo hacer porque no tenía el control de la Cámara de Diputados ni la de Senadores (Congreso de la Unión), 

y muchos otros cambios más, como el de poner a Ernesto Zedillo como presidente a la muerte del candidato Colosio y dejar al País en bancarrota por tantas deudas con los bancos internacionales, cuya deuda ha estado creciendo al sumarse con los intereses y los préstamos que los demás presidentes siguieron pidiendo y que destruyera los “Ferrocarriles Nacionales de México” y así finalizara “la salvación” de negocios nacionales y extranjeros en quiebra, de los bancos en el País de todo tipo de dueños, inventara el Fobaroa, cuya deuda deberían de pagar los banqueros y logró que fuera el pueblo el que lo pagara.

Total que el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional sigue siendo una tapadera de los pasados presidentes, mientras Salinas se compraba una isla en Dublin, Irlanda y así dentro de unos años la gente se fuera olvidando de su autoexilio.

Por: Rafael Benabib / rafaelbenabib@hotmail.com