Al menos 20 Estudiantes de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro en Saltillo, Coahuila, están en riesgo de ser expulsados luego de que fueron sorprendidos utilizando el dinero otorgado por la beca “Jóvenes Construyendo el Futuro” para adquirir bebidas alcohólicas a unos cuantos metros de las instalaciones educativas.

La problemática fue descubierta por los guardias de seguridad del plantel y hasta el instante han ocasionado más de 20 expulsiones de los dormitorios y del comedor, mientras que otros 20 casos se examinan para su expulsión definitiva por parte de la Comisión de Honor y Justicia.

El Rector Mario Vázquez Badillo afirmó la situación y aclaró que la problemática viene de la venta clandestina de alcohol que se tiene justo en la parte trasera de la Universidad, en la colonia Eulalio Gutiérrez, mejor conocida como “El Ranchito”.

“Sí, desgraciadamente sí, en la colonia Eulalio Gutiérrez que está pegada a la Universidad hay una venta clandestina de alcohol en forma exagerada, ya lo comenté con el director de Policía Municipal y con el alcalde Manolo Jiménez para que nos den el apoyo a que metan en cintura a estas personas que venden este tipo de bebidas”, comento.

La ingesta de alcohol y la incorporación de bebidas a los internados de los varones se eleva durante los fines de semana.

“Eso fomenta el alcoholismo en los jóvenes, vienen con un problema de alcoholismo que no es propio de la Universidad, pues es generalizado en muchas escuelas, pero el hecho que tengamos una colonia pegada ahí a la Narro (donde se vende alcohol de forma clandestina) requerimos mayor vigilancia policial”, añadió.

No es un problema generalizado.

Vázquez Badillo afirmó que no se trata de una problemática de todos los estudiantes de los dormitorios, que oscilan entre los 600 jóvenes, pues principalmente está dañando a un grupo de beneficiarios de las becas otorgadas por el Gobierno Federal que gastan los recursos que reciben por este estímulo en la compra de alcohol.

“Lamentablemente el joven cuando recibe una beca con dinero, obviamente que con dinero en la bolsa va ahí (bares clandestinos)”, deploró.

Dijo es una colonia muy chica, de aproximadamente mil 500 residentes y físicamente la gente conoce a la perfección dónde se vende el alcohol sin problema alguno, es una vivienda a donde los alumnos acuden constantemente.

“Nosotros hemos detectado un ingreso de alcohol a las instalaciones de la Universidad, principalmente a los internados. El sistema de vigilancia lo ha detectado y automáticamente pierden el derecho al dormitorio, pero hay jovencitos que son de Saltillo, van ahí al Ranchito después de sus horas de clase y van ahí a embriagarse”, aseguró.

Finalmente, el Rector llamó a los estudiantes a que cuiden su dinero y lo utilicen en compra de artículos personales, calzado, ropa, útiles o libros y no malgastarlo en ese tipo de bebidas que sólo los van a perjudicar.