El Obispo Onésimo Cepeda, se apuntó como candidato para Diputado Federal y el Vaticano lo bajó.

Por esta ilusión dejó,
entrever que no hay viejito…
Pero Roma lo bajó…
¿Y se aguantó el padrecito?

Corolario: “Remember”: Onésimo fue Párroco de Santa Catalina, en Cuernavaca y luego Obispo en Ecatepec.

Por Pablo Rubén Villalobos / pablorubenvillalobosh@hotmail.com


También te puede interesar