Tras hallar responsables a Elvira “N” y Agustín “N”  del delito de violación equiparada agravada en perjuicio de su propia hija, la justicia oral les impuso, por igual, una condena de 30 años de prisión y el pago en conjunto de más de 650 mil pesos como reparación simbólica de los daños causados.

Lo anterior, como resultado de las pruebas irrefutables aportadas por la Unidad Especializada de Delitos Sexuales y Violencia Familiar de la Fiscalía Regional Oriente.

El delito lo cometieron el 20 de Junio del 2018 en el domicilio familiar de la Colonia Lázaro Cárdenas del Poblado de Tetelcingo, municipio de Cuautla, día en el que Elvira se acercó a su hija de 13 años  y le advirtió que si quería seguir estudiando y que la apoyaran económicamente, debía hacer lo que su papá le pidiera.

Minutos después Agustín entró a la habitación en donde ellas se encontraban, despojó a la niña de sus ropas y la tocó de manera lasciva, en presencia y con ayuda de Elvira, la menor imploró para que se detuvieran pero no le hicieron caso, sin embargo, se distrajeron al buscar preservativos, instante que la víctima aprovechó para huir de la casa. 

Al otro día la menor contó lo sucedido a la directora de la escuela a la que asistía, quien buscó apoyo en el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) Morelos, institución que tomó la custodia de la niña  y denunció los hechos en la Fiscalía Regional Oriente, la investigación derivó en la aprehensión de Elvira y Agustín, cuyo proceso culminó con la condena de 30 años en prisión y el pago de la reparación simbólica tanto del daño moral como material.